Neumología Autonómica

SEGÚN LA REUNIÓN “EPOC, LA NECESIDAD DE UN CAMBIO”, ORGANIZADA CON LA COLABORACIÓN DE ASTRAZENECA

El 20 por ciento de los catalanes mayores de 65 años sufre EPOC


Cerca del 80 por ciento de la población no es consciente de la gravedad de la EPOC

Redacción. Madrid
El 10 por ciento de la población catalana entre 40 y 69 años padece la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y, en el caso de los mayores de 65 años, la frecuencia alcanza hasta el 20 por ciento. Así se puso de manifiesto en la reunión celebrada en Lérida, bajo el nombre de “EPOC, la necesidad de un cambio”, organizada con la colaboración de AstraZeneca. Los neumólogos recordaron que, aunque existen condicionantes individuales y genéticos, en más del 90 por ciento de los casos la enfermedad aparece por el consumo de tabaco.

JPEG - 22.1 KB
Ferrán Barbé.

Sin embargo, “cerca del 80 por ciento de la población no es consciente de la enfermedad, lo que deriva en un diagnóstico tardío, puesto que el paciente no acude a consulta hasta que una exacerbación infecciosa pone de manifiesto su escasa capacidad de reserva o cuando los síntomas se agravan ante esfuerzos moderados, lo que indica una pérdida importante de la reserva funcional respiratoria”, explica Ferrán Barbé, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Arnau de Vilanova, en Lleida.

En su opinión, la EPOC es una enfermedad poco conocida por la población general, que tiende a atribuir los síntomas de tos y expectoración a los efectos propios del tabaco. Pero, al mismo tiempo, “esta enfermedad pulmonar obstructiva hace referencia a un problema funcional que requiere pruebas respiratorias como la espirometría para diagnosticarse y los médicos de Atención Primaria apenas la utilizan”, revela este experto. Con la utilización de esta prueba, añade, “sería posible la detección en fases precoces y se podría actuar antes de un desarrollo mayor de la enfermedad”.

Asimismo, durante la reunión se comentó la posibilidad de disponer en el futuro de fármacos que se adecuen a las necesidades de cada paciente, es decir, contar con tratamientos personalizados. “Cada vez somos más conscientes de que no existe un único prototipo de EPOC, sino distintos tipos o fenotipos diferentes. Es decir, algunos pacientes tienen una mayor tendencia a exacerbaciones, otros sufren más disnea, algunos padecen una peor atrofia muscular y por ello es posible que se requieran enfoques diferentes”, manifiesta Barbé.