El Currículum

RECONOCIMIENTO A SU LABOR INVESTIGADORA EN APNEAS DEL SUEÑO

Fernando Masa, nuevo miembro de la Real Academia de Medicina de Salamanca


En la actualidad, este especialista coordina un estudio de telesueño con el fin de agilizar los métodos diagnósticos de calidad de este tipo de alteraciones

Marta Gómez. Madrid
Fernando Masa, jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, ha sido nombrado recientemente miembro de la Real Academia de Medicina de Salamanca, gracias a su trayectoria profesional, tanto a nivel asistencial como investigador, en el campo de las apneas del sueño. En la actualidad, es un referente en el estudio de las alteraciones del sueño.

¿Qué siente ante este nuevo nombramiento como miembro de la Real Academia de Medicina?

Sin duda, es un momento agradable, ya que es un reconocimiento a mi trayectoria profesional e investigadora. Entrar en la Academia, que está compuesta por personas de reconocido prestigio, es toda una satisfacción.

JPEG - 29.4 KB
Fernando Masa.

Lleva a sus espaldas una importante labor investigadora. En estos momentos, estaba llevando a cabo trabajos sobre la aplicación de la ventilación mecánica no invasiva en pacientes obesos, ¿qué puede contar al respecto?

En relación a la obesidad, hay dos líneas enfocadas en este aspecto con distintos proyectos. Uno de los más destacados se está iniciando desde Cáceres y participan 22 centros repartidos por toda España. Se trata de un estudio muy ambicioso; seguramente, el más ambicioso en patología del sueño que se ha realizado hasta el momento en nuestro país. El proyecto requiere la reclusión de 440 pacientes, lo que nos llevará de tiempo tres años, más otros tres para analizar a los pacientes, por lo que la investigación se prolongará un total de seis.

Queremos ver qué tratamientos son los más eficaces para pacientes obesos con apneas. Estudiaremos la pérdida de peso y otros dispositivos existentes como una mascarilla en la nariz que ejerce una presión positiva para impedir que la faringe se colapse y se produzcan las apneas del sueño. Otra herramienta es la utilización de ventilación artificial, similar a la que se aplica en cuidados intensivos o anestesia, pero con el paciente consciente y utilizando mascarillas nasales. En estos momentos, son los tratamientos que estamos testando con distintos grupos de pacientes para ver cómo se comporta la inflamación a nivel molecular, si a largo plazo se consigue que estos pacientes se beneficien de manera importante y se reduzcan las hospitalizaciones, y qué ocurre con el riesgo cardiovascular y la mortalidad.

En la actualidad, ¿cuántas investigaciones está llevando a cabo?

Nosotros tenemos abiertos en nuestro grupo de investigación, tanto dentro del Instituto de Salud Carlos III como fuera, 22 proyectos. Algunos están iniciándose, otros están a la mitad y otros en la fase de hacer el manuscrito y mandarlo a una publicación internaciona.

De los trabajos más avanzados, ¿cuál destacaría?

De los 22 proyectos en los que participamos desde Cáceres, ocho los coordinamos. Y de los 13 restantes, cuatro son internacionales.

De los ocho proyectos mencionados anteriormente, el más avanzado y destacado es un estudio que pretende validar y comparar la eficacia y eficiencia de los estudios de sueño a domicilio respecto a los realizados en el hospital (polisomnografía). En este estudio en el que ha participado Telefónica móviles, una empresa de electro-medicina y nuestros ingenieros informáticos, tiene como novedad la telemedicina.

Cuando se realiza el estudio a domicilio no es necesario llevar los datos recogidos al hospital. Estos se envían por GPRS y nosotros los recibimos a través de una web. Además, hemos contratado a una empresa de transporte para que lleven y traigan las máquinas.

Esta nueva metodología diagnóstica, ¿podría suponer una nueva fórmula para hacer frente a la actual lista de espera en el diagnóstico de la apnea del sueño?

Sí, de hecho, es el objetivo principal. La apnea es una patología muy frecuente, que afecta, en mayor o menor medida, al 25 por ciento de la población. Con esta magnitud de personas no podemos determinar el diagnostico sólo con el uso de la polisomnografía, ya que esta prueba requiere de que el paciente esté una noche entera en el hospital y de que haya un técnico atendiéndole durante todo este tiempo, lo que ralentiza el proceso.

Por este motivo, desde hace tiempo el grupo de investigación al que pertenezco intenta simplificar el diagnostico para hacerlo más ágil y corto. Una de la soluciones sería el telesueño, que es la aplicación que te acabo de comentar. Y también hay otras líneas, como la desarrollada por especialistas en Vitoria. En este último caso, intentamos simplificar a través de un único canal el diagnóstico domiciliario del paciente. Si esta herramienta finalmente es útil, los casos más graves podrían diagnosticarse más rápidamente, incluso, desde el propio centro de salud.

Todos los trabajos en los que participa tienen de base avances en la tecnología sanitaria, ¿hay algún otro que siga esta línea?

Estamos desarrollando, junto con la facultad de informática de Extremadura, una aplicación una aplicación informática, principalmente telemática, que permita al médico poder acceder a la historia clínica del paciente a través de una PDA. Esta aplicación también podría utilizarse en otros ámbitos, por ejemplo, en el turístico, para que pudiera permitir a los usuarios acceder a todos los servicios de la ciudad.

Si esta aplicación tiene éxito, habría que desarrollar una “macrowifi” de kilómetros de extensión, para que permitiera el acceso a la información mediante una intranet. Por ejemplo, en el ámbito turístico, el ayuntamiento tendría dicha intranet, que, al entrar, permitiría conectarse a esa “macrowifi” y acceder a todos los servicios. Los primeros resultados de este estudio se prevén para 2012.