Publicaciones Científicas

BRITISH MEDICAL JOURNAL

Dos tercios de las personas que roncan y tienen hipertensión arterial sufren apneas del sueño


En el estudio han participado 11 hospitales españoles y se han reclutado a 340 pacientes

Redacción. Madrid “En los últimos años se ha venido demostrando que la apnea de sueño es una causa importante de hipertensión arterial. Por lo tanto, si el tratamiento con CPAP reduce las cifras de presión arterial en pacientes con hipertensión estaríamos demostrando que la CPAP podría ser un tratamiento indicado en estos pacientes aunque no tuvieran síntomas. Diferentes estudios realizados con pequeñas muestras de pacientes sugieren esta posibilidad, pero muchos de ellos tenían problemas metodológicos y los resultados no fueron concluyentes”, explica Joaquín Durán-Cantolla, responsable de la Unidad de Trastornos del Sueño del Hospital Txagorritxu de Vitoria y miembro del Grupo Español del Sueño (GES)

JPEG - 26.8 KB

Ante esta situación, el GES planteó realizar un estudio que incluyera un importante número de pacientes con hipertensión arterial recién diagnosticada por su médico de cabecera y que, además, tuvieran apneas en el sueño (Continuous positive airway pressure as treatment for systemic hypertension in people with obstructive sleep apnoea: randomised controlled trial). El objetivo era demostrar que el tratamiento con CPAP era capaz de reducir las cifras de presión arterial en comparación con la administración de un placebo (un aparato en todo igual a la CPAP pero que no suministraba ninguna presión).

Joaquín Durán-Cantolla, como líder del grupo, incluyó 11 hospitales en todo el territorio nacional y se reclutaron un total de 340 pacientes (el 64 por ciento tenían apnea del sueño). A todos los pacientes se les estudió la presión arterial mediante el empleo de un monitor que tomaba la presión arterial a lo largo de 24 horas cada 15 minutos durante el día y cada 30 minutos durante la noche.

“Ello nos permitió disponer de múltiples medidas de presión arterial tanto de día como de noche. Además, a todos los pacientes se les realizó un estudio completo de sueño para estudiar sus apneas. Ambos grupos (CPAP y placebo) fueron seguidos durante tres meses momento en el cual se repitieron las medidas de presión arterial durante 24 horas”.

El estudio demostró de manera clara que en el grupo de pacientes tratado con CPAP, comparado con el grupo tratado con placebo, la presión arterial se redujo una media de unos 2 mm Hg. Esta reducción fue mayor para los pacientes que usaban la máquina de CPAP más horas durante la noche y en algunos casos superó la cifra de 4 mm Hg. Una reducción de 2-4 mm Hg es capaz de disminuir el riesgo de enfermedad coronaria o cerebrovascular de hasta un 25 por ciento en los próximos 5 años.

Las conclusiones de este estudio son las siguientes: de los pacientes que padecen hipertensión arterial y roncan el 64 por ciento sufre apneas en el sueño y la mayoría de ellos están sin diagnosticar ni tratar; el tratamiento con CPAP reduce las cifras de presión arterial en torno a unos 2 mm Hg -esta disminución puede ser importante evitando la aparición de complicaciones cardiovasculares-, y el tratamiento con CPAP debería ser considerado como una opción de tratamiento para pacientes con hipertensión arterial y apneas del sueño, aunque no tengan síntomas de somnolencia.