En Primera Persona

EN PRIMERA PERSONA: JOAN SORIANO EXPLICA LOS ÚLTIMOS DATOS DEL EPISCAN

“Oviedo es la ciudad con más prevalencia de EPOC, y Burgos, la que menos”


En la actualidad, el infradiagnóstico de esta enfermedad es del 73 por ciento

Marta Gómez. Madrid
El artículo sobre diferencias geográficas en la distribución de la EPOC, extraído por datos del estudio EPISCAN, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), pone de manifiesto que Oviedo es la ciudad con más prevalencia de EPOC (16,9 por ciento) y Burgos, la más baja (6,2 por ciento). Joan Soriano, investigador y director del estudio, explica cuál es la la actual situación de esta patología en España.

¿Qué valoración hace del estudio?

JPEG - 37.3 KB

El estudio EPISCAN tiene más éxito que el previsto. Ya ha producido seis manuscritos e información que antes no teníamos. Como epidemiólogo, conocer la magnitud del problema y medir la EPOC en la población nos da sorpresas; por ejemplo, que el 10,2 por ciento de la población española entre 40-80 años de edad sufre EPOC. Por lo tanto, es una enfermedad muy frecuente entre adultos.

Otro aspecto muy importante del resultado del estudio son las variaciones geográficas dentro de los 11 centros participantes, tanto en prevalencia como en infradiagnóstico.

Respecto a la prevalencia, destaca el máximo en Asturias de más del 16 por ciento y el mínimo de Burgos, con alrededor del seis por ciento. También es interesante la diferencia en el porcentaje de prevalencia dentro de una misma ciudad y en áreas cercanas. Por ejemplo, en Madrid ciudad, había una gran diferencia entre las cifras de los centros hospitalarios de La Paz y La Princesa. En cuanto al infradiagnóstico también hay grandes variaciones. Resulta curioso que grandes hospitales presenten un gran infradiagnóstico y otros, de menor tamaño, como el de Requena en Valencia, tengan niveles muy inferiores. Estudiar por qué ocurren estas diferencias es ahora clave para conseguir más resultados.

¿Sería ese el paso siguiente?

En la actualidad, existe la Estrategia Nacional de EPOC, que es la hoja ruta en el proceso de atención al paciente de EPOC. Profesionales de distintas especialidades (neumólogos, médicos internistas, enfermeros, fisioterapeutas…) nos hemos unido para explicar cómo podría mejorar el proceso EPOC, tanto en el diagnostico como en el progreso vital del enfermo.

Las variaciones del infradiagnóstico parecen estar más ligadas a la atención profesional, pero en el caso de la prevalencia, ¿a qué se debe?

Realmente son dos aspectos relacionados. Que haya variaciones en la prevalencia no es tan preocupante, de hecho, ya ocurre en otras enfermedades como el asma.

Asimismo, las razones seguramente estén ligadas al consumo de tabaco y al envejecimiento, dependiendo del tipo de población que haya en determinadas ciudades o áreas, así varía la prevalencia.

No obstante, la clave es que disponemos de una buena prueba para diagnosticar EPOC, que es la espirometría. Se trata de una técnica “aliada”, pero con ciertos inconvenientes que dificultan su buen uso. La espirometría es una prueba activa, no sólo consiste en soplar sin más, sino que hay que soplar de una manera concreta, y repetir la maniobra, lo que consigue a veces que el paciente se canse. Además, si hay un resultado potencialmente patológico, se debe repetir la prueba después de administrar un broncodilatador, lo que puede suponer más tiempo. Además, las curvas se han de interpretar y esto es un proceso de calidad en el cual, si un neumólogo dice que no están bien realizadas, deben repetirse. Todo este proceso provoca que el diagnóstico de EPOC sea más complejo que en otras enfermedades como la hipertensión.

Así que los esfuerzos deben dirigirse a hacer más accesible y de mejor calidad la espirometría, principalmente en Atención Primaria.

El informe EPISCAN también pone de manifiesto el aumento de casos de EPOC en mujeres… Actualmente, del total de pacientes con EPOC, el 15,1 por ciento son hombres y el 5,7 por ciento mujeres. Con estos últimos datos se ha mostrado que, aunque en España sigue habiendo un diferencial por sexo, la mujer cada vez se acerca más al hombre. Esto se debe al inicio de la mujer en los años 70-80 en el consumo de tabaco.

¿Todos los datos que ofrece el EPISCAN pueden permitir la evaluación de la asignación de recursos?

Así es. Además está dando resultados que se utilizan en otros campos. Un análisis de uno de nuestro colaboradores, Francisco García Río, de La Paz, se ha publicado en la revista Chest y da información sobre una controversia respecto a la EPOC, que se trata de cómo definirla espirométricamente. Hay un debate sobre si hay que utilizar la razón fija o el límite inferior de la normalidad. El artículo de García de Ríos indica que, incluso en los pacientes mal diagnosticados o sobrediagnosticados con el índice fijo, ya existe enfermedad y tienen peor calidad de vida.