El Currículum

EL CURRÍCULUM: DAVID JIMÉNEZ

“La embolia de pulmón mata más que el infarto de miocardio”


Este especialista, del Hospital Ramón y Cajal (Madrid), apunta que los pacientes con trombosis venosa profunda acompañada de embolia pulmonar tienen peor pronóstico

Marta Gómez. Vídeo: Miguel Ángel Escobar. Madrid
La prevención, el pronóstico y los tratamientos son las tres líneas principales de estudio en la enfermedad tromboembólica pulmonar. Según David Jiménez, neumólogo e investigador del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid), España es puntera en la investigación del pronóstico.

¿Cómo está la investigación española en enfermedad tromboembólica pulmonar?

Estamos viviendo un momento muy bueno. Por ejemplo, en el pronóstico, la investigación española es puntera en todo el mundo. En el campo de la prevención, también destaca el ámbito de la tromboprofilaxis, y en el del tratamiento, están apareciendo los resultados de ensayos clínicos de coagulantes. No hay que olvidar tampoco la investigación epidemiológica que hace el registro de internacional de enfermedad tromboembólica venosa, dirigido por Manel Monreal.

¿En qué estudios está involucrado en estos momentos?

Este año hemos publicado varios estudios en el pronóstico de enfermos con embolia pulmonar aguda asintomática. En un trabajo, publicado en el American Journal Respiratory, demostramos que los pacientes con trombosis venosa profunda acompañada de embolia pulmonar tenían peor pronóstico que los pacientes que no habían sufrido una trombosis de esas características. Este estudio ofrece información importante para el especialista en decisiones terapéuticas.

Por otro lado, en la revista Thorax, hemos publicado un estudio que mostraba que la relación entre la trombosis venosa profunda en las piernas y datos sobre el daño del corazón nos permitía identificar pacientes de alto riesgo, en los que los tratamientos agresivos estarían especialmente indicados, sobre todo el tromboelítico.

Por último, cabe destacar que en el campo de la escalas clínicas pronósticas, publicamos un trabajo en el que derivamos y validamos una escala clínica pronóstica que se ha demostrado muy útil para identificar a pacientes con embolia pulmonar con riesgo bajo de complicaciones y que podrían beneficiarse de tratamiento en el hospital durante pocos días

¿Cuál es la incidencia en España de enfermedad tromboembólica pulmonar?

La estándar que se describe es de 1 por 1.000 pacientes al año. Pero cuanto mayor es la población, mayor es la incidencia, así que puede llegar a 10 por 1.000. No obstante, normalmente es del 2-3 por ciento de la población.

¿Cuál es el perfil del paciente?

Tradicionalmente son pacientes mayores, la edad es un factor de riesgo, y también que hayan estado sometidos a algún tipo de cirugía. No hay diferencias en cuanto al sexo y, además, son pacientes con cáncer como factor de riesgo.

Anteriormente, ha comentado que también se están desarrollando estudios en cuanto al tratamiento, ¿hacia dónde se dirigen?

Desde hace más de 30 años sólo hemos contado con el sintrón. Ahora, hace unos años, aparecieron las heparinas de bajo peso molecular, las que nos han permitido unas ventajas respecto al tratamiento convencional. En la actualidad, también se han desarrollado nuevos anticoagulantes, que actúan sobre distintos pasos de la coagulación y ya están probados y testados en el campo de la tromboprofilaxis.

Asimismo, hay estudios en marcha o finalizados que sirven para ver si son útiles para tratar el evento trombótico cuando ya se produce tanto en la fase aguda como a largo plazo.

Respecto a la prevención, es importante destacar que la embolia de pulmón mata más que el infarto de miocardio. Según datos epidemiológicos europeos de 2007, mata más que el cáncer de mama, el cáncer de próstata, los accidentes de tráfico y el sida, todos juntos. Una vez que se produce tienen mal pronóstico, por este motivo, lo más interesante es evitar que se produzca. En los pacientes quirúrgicos la batalla estaría ganada, en la mayoría se hace prevención adecuada, pero en el resto de enfermos, la tromboprofilaxis dicta de ser óptima.

En una época de crisis como la actual, ¿de qué manera se siguen llevando a cabo investigación desde el punto de vista económico?

La investigación clínica es una investigación que no necesita demasiado dinero. No obstante, contamos con recursos, fundamentalmente del Instituto de Salud Carlos III. Además, el grupo de circulación de Separ contamos con una beca FIS para un estudio (Protect) en el que estamos evaluando herramientas de pronóstico en pacientes con embolia de pulmón. El reclutamiento finalizará este año y tendremos resultados para el año que viene. También las compañías farmacéuticas tienen un papel muy importante en la financiación de nuestras investigaciones.

¿En qué consiste exactamente el estudio que acaba de mencionar?

El grupo de circulación de la Separ tiene mucha solera y es muy activa en investigación en pacientes con embolia pulmonar aguda asintomática. Este estudio parte de la pregunta de cómo identificar a nuestros pacientes con embolia de pulmón que van a ir mal y a los que van a ir bien. Hicimos entonces un estudio multicéntrico (12 hospitales de toda España) y, ahora, estamos evaluando herramientas pronósticas en pacientes con embolia pulmonar aguda asintomática.