Actualidad neumológica

LA CINTA RESPIRATORIA NASAL SUPRIME LA RESPIRACIÓN BUCAL

Un médico almeriense desarrolla un dispositivo que elimina el ronquido en pacientes con apnea del sueño


Más de 3.000 pacientes han utilizado ya este dispositivo con una "considerable mejora" en su calidad de vida

E. P. Almería
El médico almeriense Joaquín Pérez-Rull ha desarrollado un dispositivo médico que permite mejorar e incluso eliminar el ronquido en pacientes que sufren apnea del sueño a través del restablecimiento de la respiración nasal.

El dispositivo, denominado “cinta respiratoria nasal”, Cirena, basa su funcionamiento en forzar la respiración por la nariz y suprimir la bucal patológica. De esta manera, se evitarían diversos síntomas como los ronquidos, la boca seca, la carraspera, la tos nocturna, el rechineo dentario, la congestión nasal y la sensación de taponamiento.

Así, “al respirar por la nariz se consigue evitar la agresión aérea medioambiental desde la boca al pulmón, al tiempo que se previene la inflamación y la infección de las vías aerodigestivas”.

Según este médico, diversos artículos confirman el beneficio subjetivo y objetivo de respirar por la nariz y no por la boca, motivo por el que el dispositivo ha sido testado en diversos ensayos clínicos y completado con registros polisomnográficos nocturnos en pacientes roncadores y con apneas del sueño.

De hecho, su creador sostiene que al dormir el paciente con este dispositivo, además del ronquido se mejora el sueño reparador, la sensación de ahogo, las pausas respiratorias, los despertares o el cansancio matinal. Otras indicaciones

El dispositivo está indicado, igualmente, en la prevención de diversas patologías inflamatorias e infecciosas de las vías aerodigestivas, ya que permite reeducar la respiración nasal. Al restablecer ésta, el dispositivo reduce o evita abundantes tratamientos médicos dirigidos a los procesos inflamatorios e infecciosos. Igualmente, permite suprimir la cirugía en un elevado número de sujetos con ronquido y/o apneas del sueño. Se trata así de un dispositivo con un efecto puramente fisiológico, que permite mejorar la salud y que además reduce el uso de medicamentos.

Según Pérez-Rull, el dispositivo ha sido utilizado ya en más de 3.000 pacientes, “que manifiestan una considerable mejora en su calidad de vida y una importante recuperación de sus síntomas”.

No obstante, este especialista sostiene que el uso de esta herramienta debe ser progresivo para evitar la sensación de fatiga y reeducar la respiración nasal. Además, se aconseja utilizar inicialmente durante una hora antes de acostarse. Asegura que la seguridad es máxima y que no existe ningún riesgo durante el sueño. La única contraindicación es una verdadera obstrucción nasal bilateral.