Actualidad neumológica

LA INICIATIVA SE ENMARCA EN EL PROYECTO “RESPIRA SOLIDARIDAD”

La primera Unidad Respiratoria en Ciudad Sandino (Nicaragua) atiende a más de 500 personas con problemas respiratorios


Los neumólogos becados por la Fundación AstraZeneca han formado a médicos de todo el país mediante talleres teórico-prácticos

Redacción. Madrid
La primera Unidad Respiratoria implantada en Ciudad Sandino, Nicaragua, en el marco del proyecto ‘Respira Solidaridad’ y puesta en marcha por la Fundación AstraZeneca, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica y la Fundación de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, está siendo “todo un éxito” según los neumólogos españoles que han viajado hasta allí este otoño. “Se ha realizado una intensa labor de formación entre médicos de todo el país gracias a la impartición de talleres teórico-prácticos y se ha atendido a casi 300 niños y adultos que padecían asma, EPOC, neumonía o cualquier otro tipo de patología respiratoria”, explica, Carmen Calero, residente de Neumología del Hospital Virgen del Rocío en Sevilla y una de las becadas en Nicaragua por la Fundación AstraZeneca junto con Gonzalo Segrelles, residente de Neumología del Hospital de La Princesa de Madrid.

JPEG - 43.4 KB
La Unidad Respiratoria de Ciudad Sandino.

Esta acción solidaria ha obtenido resultados a través de sus tres ejes de actuación: la formación, la asistencia y la asociación. En el primer aspecto, los neumólogos españoles becados realizaron en la Clínica el primer curso intensivo con acreditación de Nicaragua sobre enfermedades respiratorias, de una semana de duración, y al que acudieron más de 30 profesionales de todo el país de diversas especialidades, así como médicos internistas y generales.

Se ofrecieron tanto clases teóricas como talleres prácticos sobre el área de Neumología, así como información básica de búsquedas bibliográficas. Asimismo, los neumólogos españoles estuvieron visitando centros de salud seleccionados e impartiendo sesiones de formación sobre los temas más actuales y demandados, como el asma, la EPOC, las neumonías o la gripe, llegando hasta más de 130 médicos nicaragüenses.

Respecto a la asistencia, los neumólogos españoles prestaron asistencia médica gratuita a todos aquellos pacientes que sufrían alguna patología respiratoria, alcanzando la cifra de 260 personas atendidas y realizando un total de 40 espirometrías. Además, pusieron en marcha una sala de Inhaloterapia, creando un protocolo para garantizar su funcionamiento una vez que hubieran abandonado el país, un servicio que se espera que dé cobertura a más de 100 pacientes. Por otra parte, colaboraron en el marco de la “Feria Respiratoria” y durante un día completo proporcionaron ayuda médica y educación sanitaria a cerca de 100 pacientes con problemas respiratorios.

En cuanto a la asociación, se formó un “club” de pacientes asmáticos a través del cual organizaban reuniones una vez a la semana durante dos horas con el fin de educar a las personas que sufrían asma en el conocimiento de su enfermedad, las medidas preventivas y la adherencia de un tratamiento correcto. Más de 102 pacientes acudieron durante el mes de septiembre y se logró identificar y aclarar muchos mitos alrededor de la enfermedad.

“Gracias a este trabajo, hemos proporcionado formación y hemos atendido a un gran número de pacientes, ya que la asistencia sanitaria pública en este país es muy deficitaria por falta de recursos y la asistencia privada es inalcanzable para la mayoría de la población”, afirma Calero, quien añade que pese a que existen hospitales y centros de salud, éstos se encuentran en muy malas condiciones por la escasez de medicamentos, higiene hospitalaria, pruebas diagnósticas como el espirómetro y déficit de profesional sanitario y su correspondiente formación.

Por su parte, Gonzalo Segrelles, residente de Neumología del Hospital de La Princesa de Madrid, asegura que las patologías más comunes que se observan allí son el asma, la EPOC, las neumonías o la tuberculosis. “Según el Ministerio de Sanidad de Nicaragua, aproximadamente el 23 por ciento de la población infantil es asmática; la tuberculosis y las neoplasias malignas de pulmón son endémicas con una incidencia de 35 y 62 casos, respectivamente, por 100.000 habitantes y la neumonía es una patología muy frecuente con alta tasa de mortalidad”, apunta. Además, matiza este experto, también hay que sumarle los “extremadamente frecuentes” traumatismos torácicos que ocurren por herida de arma blanca.

En cuanto a las enfermedades, éstas vienen provocadas principalmente por las condiciones higiénicas en las que viven. “Los suelos de las casas están hechas de arena causando una gran cantidad de polvo, se cocina dentro con leña y se forma mucho humo porque no hay ventilación, se quema la basura en las puertas de las casas, hay mucha contaminación, también fuman puros y no hay educación sanitaria en este sentido sobre los efectos nocivos del tabaco, sin olvidar que los animales conviven con las personas en casas construidas con paneles de maderas tapados con una bolsa de basura”, cuenta Segrelles. Calero hace especial hincapié en destacar que la labor que ellos han realizado allí es importante “pero sólo como inicio, lo ideal es que ésta siga en marcha por diferentes residentes o adjuntos para obtener resultados a largo plazo”.

“La idea del proyecto Separ Solidaria en Ciudad Sandino es que vayan neumólogos durante todo el año, aunque sean estancias mensuales, para continuar dando formación a todos los médicos del país, con el fin de que los enfermos respiratorios nicaragüenses sean atendidos lo mejor posible dentro de las limitaciones del país donde les ha tocado vivir”, manifiesta.

En la misma dirección, Segrelles anima a todos los neumólogos españoles para que aprovechen esta oportunidad que brindan estos convenios para “conocer la otra cara de la neumología, el hecho de diagnosticar una neumonía sin radiografía o tener en cuenta el precio de cada producto médico que se receta” y disfrutar de un período de aprendizaje importantísimo a nivel personal.

Ambos resumen todo como una experiencia muy gratificante: “Los nicaragüenses son gente de calidad humana espectacular que sobreviven en las situaciones más adversas mientras te demuestran que se puede sonreír a diario sin tener absolutamente nada”.