Neumología Autonómica

NEUMOLOGÍA DEL CLÍNICO DE VALENCIA EVALÚA EL USO DEL EBUS

La cuarta parte de los ganglios considerados no afectos por su tamaño están realmente infiltrados por el cáncer de pulmón


El centro valenciano realiza ecobroncoscopias desde hace un año y medio

Redacción. Madrid
El Servicio de Neumología del Hospital Clínico ha evaluado la utilidad de la ecobroncoscopia o EBUS (Endobronchial Ultrasound) en el diagnóstico y tratamiento de los enfermos con cáncer de pulmón. Esta técnica lleva realizándose en el Hospital Clínico desde hace un año y medio con óptimos resultados. Las conclusiones se presentarán en los congresos nacional y europeo de la especialidad.

JPEG - 39.5 KB
Hospital Clínico de Valencia.

La ecobroncoscopia se realiza añadiendo un dispositivo de ecografía a un broncoscopio flexible, que es un aparato que permite explorar el árbol bronquial. Las imágenes obtenidas pueden verse en una pantalla de alta definición y sirven de guía para realizar punciones que extraen células. Estas células las analizan los médicos de Anatomía Patológica para diagnosticar si están afectas por el tumor o libres de enfermedad.

La técnica es particularmente útil en pacientes diagnosticados o con sospecha de cáncer de pulmón, ya que, en estos casos, conocer la extensión del cáncer a los ganglios de mediastino es fundamental para planificar el tratamiento y establecer el pronóstico.

Los resultados obtenidos revelan que con esta técnica mínimamente invasiva, que se realiza de forma ambulatoria, se consigue evitar otras exploraciones que requieren quirófano y anestesia general, como la mediastinoscopia o la cirugía diagnóstica.

Al hacer la ecobroncoscopia al inicio del proceso diagnóstico se disminuye el número de pruebas, ya que con un único procedimiento se consigue conocer el tipo de tumor y la extensión del mismo al mediastino. Los enfermos disponen antes de la información con lo que se reduce el tiempo de incertidumbre.

Asimismo, el Servicio de Neumología ha comprobado que la cuarta parte de los ganglios considerados como probablemente no afectos debido a su pequeño tamaño, están realmente infiltrados por el cáncer. Esta información permite decidir con más exactitud el tratamiento adecuado.