Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 21 de octubre de 2015  |  NÚMERO 75 Acceda a nuestra hemeroteca
SU LABOR NO SE INCENTIVA NI SE VALORA PROFESIONALMENTE
Tutor MIR: mucha responsabilidad
poco reconocida 
Para estos médicos, la satisfacción personal compensa el esfuerzo que conlleva este trabajo 
 
Leire Sopuerta / IMAGEN: Miguel Fernández de Vega. Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)
El tutor del médico residente siente una gran responsabilidad en el desempeño de su tarea, al tener en sus manos la formación de los facultativos del futuro. Un trabajo que realiza, sobre todo, por vocación, para el que apenas cuenta con tiempo para aprender metodología docente y evacuativa y que le exige horas de dedicación fuera de la jornada laboral. A ello se une que no tiene el suficiente reconocimiento profesional ni está adecuadamente incentivado. Si bien, la recompensa está en la satisfacción personal que produce. 

Jacinto Fernández, expresidente de Areda y moderador del debate.

Estas reflexiones han quedado expuestas durante el debate 'El tutor y su función en el proceso productivo: alcance y necesidades', celebrado en el marco del XV Encuentro Global de Neumología, organizado por Sanitaria 2000 en colaboración con Boehringer Ingelheim, Covidien, Linde Healthcare, Oximesa, Novartis, Gasmedi y VitalAire. En el debate han participado Ramón Agüero, jefe del Servicio de Neumología del Marqués de Valdecilla; José María García, jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Agustín; y Salvador Pons, neumólogo de Son Llàtzer. Todos ellos moderados por Jacinto Fernández, expresidente de Areda.

Agüero ha defendido que "los servicios hospitalarios que no tienen gente joven están abocados a la rutina". "El mayor acicate de mi trabajo ha sido ser tutor", ha reconocido, a la vez que ha lamentado que la formación de quien ejerce esta responsabilidad es cuestión de "voluntarismo" porque "no se le proporciona los medios necesarios". Algo que, ha dicho, debe cambiar porque "la medicina se aprende en la facultad, pero a ser médico se aprende en el día a día durante la residencia".

Por su parte, García ha señalado que el trabajo asistencial del tutor no se organiza en función de sus obligaciones. "O dedicas parte de tu tiempo personal o no hay manera". A pesar de ello, ha destacado que "lo más importante es que el tutor no transmita sus frustraciones, sino que tenga la motivación suficiente para arrastrar al residente". No hay que olvidar que "el tutor es un ejemplo, es un maestro". Precisamente para García lo más importante es "conseguir la satisfacción personal de formar a los médicos residentes". Si, además, esta tarea estuviera incentivada económicamente, "sería fenomenal".

 Jacinto Fernández, expresidente de Areda; Ramón Agüero, jefe de Neumología del Marqués de Valdecilla; José María García, jefe de Neumología del San Agustín de Avilés; y Salvador Pons, neumólogo del Hospital Son Llàtzer.

En su intervención Pons ha defendido que el tutor solo puede ejercer su responsabilidad si cuenta con el apoyo de su equipo. "Si el jefe de servicio no cree en la docencia no vale la pena ni plantearse ser tutor". Fundamentalmente porque "son innumerables las tareas del tutor, casi inasumibles de manera individual". Para Pons las sociedades científicas "deben ir de la mano de la formación de los residentes".

En este sentido, el vicepresidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Domingo Sánchez, quien ha presenciado el debate y ha participado en el turno de preguntas, ha coincidido con los ponentes en que el trabajo que desempeñan los tutores es "algo vocacional" y "no disponen de los medios adecuados para ejercer este trabajo". Un hecho que ha lamentado porque "el sistema de formación español es excelente, ejemplo a nivel internacional y no podemos permitir que se descuide". Además ha pedido que los médicos "den ejemplo" a los residentes respecto a la importancia de "la formación y evaluación".

Para terminar y a modo de conclusiones, Fernández ha recopilado las principales ideas. Así, ha señalado que el sistema de formación español es “excelente” con una normativa “muy perfeccionista”, lo que ha derivado “en una carga de trabajo que recae en el tutor”. Y, “como no se organiza el trabajo asistencial del tutor en función de sus obligaciones, éste debe dedicar su tiempo personal y contar con el apoyo de su equipo para ofrecer una buena formación al residente”.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN