Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 23 de febrero de 2011  |  NÚMERO 43 Acceda a nuestra hemeroteca
NEUMOLOGÍA AUTONÓMICA
SEGÚN EL ÚLTIMO INFORME DE LA CONSEJERÍA DE SANIDAD
La incidencia de la tuberculosis disminuye en Valencia un 3 por ciento
Epidemiólogos consideran que la demora diagnóstica es “excesivamente elevada”
Redacción. Valencia
Los casos de tuberculosis en la Comunidad Valenciana ascendieron a 724 en 2009 con una tasa de 14,8 por 100.000 habitantes frente a los 877 casos notificados en 1997 y una tasa del 24,4, lo que supone una disminución del 39,3 por ciento y un descenso medio anual del 3,3 por ciento. Este descenso medio es muy similar en las tres provincias, ya que oscila entre el 3,6 por ciento de Alicante y el 3,3 por ciento de Valencia.

La cifra de abandono de los tratamientos
es muy elevada.

Estos son los datos que se recogen en el artículo 'La tuberculosis en el contexto internacional, en España y en la Comunidad Valenciana', que se publica en el último informe de la Consejería de Sanidad sobre esta enfermedad.

La tuberculosis es una enfermedad de declaración obligatoria en la Comunidad con datos individualizados desde 1997 y desde entonces ha mantenido una tendencia descendente. Paralelamente en estos años se ha producido un aumento en el número de casos registrados en población extranjera. Así, si en 1997 los casos de personas nacidas fuera de España eran del 2,5 por ciento de todos los notificados, en 2008 se llegó al porcentaje más alta con el 37,3 por ciento.

En concreto, la mayor incidencia entre los extranjeros se registró en los años 2001 y 2002 con 72,3 y 73,7 casos por 100.000 habitantes cuando comienzan a bajar hasta 2009, año en que la tasa registrada fue de 30,8. No obstante, este descenso medio anual es inferior al observado en la población autóctona, un 2,7 por ciento anual frente al 4,9 por ciento.

La tasa de incidencia de los hombres es de 19,8 por 100.000 habitantes frente a los 10,9 en mujeres y la media de edad en todos los casos es de 40,2 años, aunque la mayor parte encuentra entre la población de 25 a 44 años, donde se agrupa el 46,2 por ciento, con tasas entre el 21,5 y el 20,6 por 100.00 de habitantes para los grupos de edad incluidos en este periodo.

Por su parte, los contagios en los menores de 15 años supone el 7 por ciento de todos los casos. Sus tasas de incidencias son de 11,8 para los menores de 5 años y de 5,3 entre los 5 y los 14 años. Los mayores de 65 años son el 14 por ciento y presentan una tasa de 13,2 por 100.000 habitantes.

La mayoría de los casos, el 87 por ciento, se diagnostican en la atención especializada y la demora diagnóstica media, el tiempo que transcurre entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico, es de 60 días. Generalmente, los casos se presentan de forma aislada sin poder llegar a identificar la fuente contagiante. Así, las agregaciones de casos suelen darse en el ámbito familiar con dos afectados o brotes en el medio escolar con un mayor número de afectados.

Mejorar el control

Por todo ello, los autores consideran que la demora diagnóstica es "excesivamente elevada", lo que ha contribuido a la generación de agrupación de casos, sobre todo en el medio escolar. Además, de disminuir esta demora diagnóstica, reclaman hacer un seguimiento del enfermo hasta su curación y el estudio de las personas de alto riesgo de infección para aplicar el tratamiento adecuado como "bases fundamentales" para el control de la tuberculosis. "Pensamos que a pesar de que la tendencia indica un descenso en las cifras globales de la enfermedad debemos seguir trabajando para mejorar el control de la enfermedad".

Del mismo modo, Antonio Salazar, del centro de Salud Pública de la Consejería, y la pediatra Amparo Ecribano, del Hospital Clínico concluyen que la prevalecida de infección en niños y adolescentes detectada en su estudio "rebasa las actuales estrategias de contención y manejo individual de los pacientes y su contactos" y requiere "la introducción de nuevas técnicas diagnósticas que permitan mejorar la clasificación de los que tienen riesgos y reducir los costes del manejo diagnóstico".

Por su parte, los epidemiólogos Francisco González y Amancio Peñuelas han apuntado que la cifra de abandonos se sitúa en un 14,7 por ciento de media en los seis últimos años. Por ello, reclaman que aunque esta tasa ha ido descendiendo hasta el 6,6 por ciento en 2009 "todavía está muy lejos de la cifra ideal", por lo que consideran necesario hacer "un esfuerzo importante en mejorar la exhaustividad" de los Tratamientos Directamente Observados, que aseguran que el enfermo ingiere los medicamentos prescritos, "optimizando los recursos disponibles".
© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN