Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 23 de septiembre de 2015  |  NÚMERO 74 Acceda a nuestra hemeroteca
PREDISPONE A LA APARICIÓN DE ESTA PATOLOGÍA RESPIRATORIA
Solo el 26,4% de los pacientes con EPOC tiene un déficit congénito
El estudio se realizó en consultas externas de Neumología de nueve hospitales públicos andaluces
 
Redacción. Sevilla
Un estudio elaborado por especialistas de Neumosur, la sociedad científica que aglutina a los neumólogos y cirujanos torácicos del sur de España, señala que el déficit congénito alfa-1 antitripsina (AAT), que predispone a la aparición de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es determinado en tan sólo el 26,4 por ciento de los pacientes de EPOC pese a que las Guías de Práctica Clínica y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan su determinación en todas aquellas personas afectadas por esta enfermedad crónica, una de las dolencias del aparato respiratorio más prevalentes.

Francisco Casas.

“La determinación del AAT es importante para establecer el diagnóstico en individuos con EPOC, ofrecer correctas recomendaciones, mejorar el manejo clínico de la patología o incluso ofrecer consejo genético al paciente y a sus familiares con el fin de tener una mejor control de la enfermedad en otros miembros de la familia”, explica Francisco Casas, presidente de Neumosur y uno de los especialistas participante en esta investigación.

Este estudio se llevó a cabo entre octubre de 2013 y septiembre de 2014 en consultas externas de Neumología de nueve hospitales públicos andaluces, lo que permitió estudiar a 621 pacientes, de los cuales se obtuvo la información necesaria tras la realización de un cuestionario con 182 variables.

Una de las principales conclusiones de este trabajo, según expone Casas, reside “en la necesidad de concienciar sobre la determinación de los niveles de AAT en los pacientes con EPOC, ya que detecta ese grupo de pacientes que pueden presentar un deterioro acelerado de su función pulmonar y de su calidad de vida, pudiendo realizar una atención personalizada y más ajustada a las necesidades del paciente”.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN