Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 16 de mayo de 2011  |  NÚMERO 49 Acceda a nuestra hemeroteca
EN PRIMERA PERSONA
LUIS PÉREZ DE LLANO, DEL HOSPITAL DE XERAL-CALDE DE LUGO
“Se están investigando anticuerpos monoclonares contra aspectos del mecanismo de inflamación en el asma grave”
Participa en la ‘I Universidad A.I.R.e: Facultad de Asma Grave’

Marta Gómez. Madrid
El asma grave afecta al 10 por ciento de los pacientes asmáticos, pero en más del 50 por ciento de los casos no se consigue el control total a pesar de un correcto tratamiento. Para abordar esta situación, especialistas nacionales e internacionales de Neumología y Alergología han participado en la ‘I Universidad A.I.R.e: Facultad de Asma Grave’, organizada por Novartis. Para Luis Pérez de Llano, jefe de Neumología del Hospital Xeral-Calde de Lugo y uno de los participantes, es necesario tener bajo control las comorbilidades asociadas de estos enfermos

¿Cuáles son los principales problemas que dificultan el control del asma grave?

El asma en general es una enfermedad muy heterogénea, ya que hay muchos tipos de asma. De igual modo, en el asma grave presenta diferentes formas. Dentro del asma de difícil control podemos encontrar varias opciones: que esta patología vaya acompañada de comorbilidades (EPOC, SAHS, sinusitis, obesidad, depresión…), y que no responda al tratamiento estándar. Así, es hacia estas direcciones donde se están enfocando actualmente las investigaciones en este ámbito.

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?
 

Luis Pérez de Llano.

Lo que se está investigando son los anticuerpos monoclonares contra aspectos fundamentales del mecanismo de inflamación, concretamente se estudian las citoquinas. Se están probando anticuerpos que van dirigidos frente a algunas de ellas importantes en el asma como son la interleuquina 4, la 5 y la 13. Asimismo, los giros en los próximos años irán a medicamentos en relación a esto.

En cuanto al manejo, ¿cuáles son las principales dificultades para el control?

Fundamentalmente la educación. El paciente asmático tiene que conocer su enfermedad y saber qué hacer en caso de que empeore. No hay que olvidar que más del 50 por ciento de los asmáticos no cumplen el tratamiento.

Por otro lado, es importante que desde los hospitales se deje la puerta abierta a estos pacientes en caso de empeoramiento para que así no tenga que esperar a la hora de ser atendidos.

Anteriormente ha comentado que hay casos en los que el tratamiento estándar no funciona, ¿a qué se debe? ¿De qué tipo de pacientes se trata?

Son pacientes que presentan una inflamación diferente a la típica del asma. Se trata de un asma con inflamación neutrofílica, lo que le convierte en un asma muy refractario al tratamiento con corticoides.

Y respecto a la dificultad del control, ¿hay algún perfil de paciente?

Normalmente hay algunos factores que influyen en el mal control a largo plazo, tal y como le he dicho anteriormente se trataría de las comorbilidades asociadas. El tipo de asma también puede favorecer el mal control. Por ejemplo, uno de inicio tardío no alérgico acompañado de sinusitis y pólipos es más complicado de tratar que el de inicio temprano alérgico.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN