Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 12 de marzo de 2012  |  NÚMERO 67 Acceda a nuestra hemeroteca
NEUMOLOGÍA AUTONÓMICA
LOS FUMADORES TIENEN 20 VECES MÁS RIESGO DE INCAPACIDAD LABORAL POR EPOC
Neumosur pide que no se recorten las políticas activas contra el tabaquismo
Los neumólogos andaluces advierten de que medidas así pueden salir muy caras desde el punto de vista sanitario y económico

Redacción. Sevilla
Los fumadores activos tienen 20 veces más riesgo de incapacidad laboral por EPOC que los no fumadores y tres veces más que los exfumadores. Esta vinculación se hace más acusada cuanto mayor es el consumo acumulado en paquetes por año y cuanto más temprana es la edad de inicio del consumo. Estos datos, que pertenecen a la revisión de un estudio publicada en la revista Prevención del Tabaquismo por Francisco Javier Álvarez, del Grupo de Tabaquismo de la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur (Neumosur), “suponen un argumento más para emplear todos los recursos económicos posibles en prevenir el consumo y apoyar con tratamientos farmacológicos contrastados la deshabituación en fumadores”.

Francisco Javier Álvarez.

En un contexto de ajustes presupuestarios, Neumosur advierte a las administraciones de que los recortes en las políticas activas contra el tabaquismo pueden salir muy caras, no sólo desde el punto de vista sanitario, sino también desde el punto de vista económico. “La edad media de incapacidad laboral debido a la EPOC se sitúa entre los 56,2 años, con un rango que oscila desde los 36,7 a los 64,8 años”, explica Álvarez, quien señala que estos datos dan idea de la magnitud del problema desde el punto de vista de la sostenibilidad del sistema público de salud y de la propia competitividad económica. A estos datos sobre la incapacidad laboral hay que sumar los asociados al absentismo laboral y a la menor productividad de los trabajadores fumadores a lo largo de sus vidas. “Parece un sin sentido que mientras la edad de jubilación se retrasa y los gobiernos estudian cómo mejorar la competitividad y el funcionamiento del mercado laboral, se deje de actuar sobre factores como estos, que introducen claramente ineficiencia”, comenta Álvarez.

Por ello, Neumosur pide al nuevo Gobierno Central y al que se forme en Andalucía tras las elecciones del próximo 25 de marzo que no lleven los ajustes presupuestarios a las políticas contra el tabaquismo, antes bien, que aumenten sus esfuerzos para prevenir y luchar contra esta gran plaga. En este sentido, subraya que cualquier inversión destinada a desincentivar el consumo, prevenir y actuar contra el hábito tabáquico siempre tendrá más beneficios que costes, y recuerda que una enfermedad como la EPOC, que en el 70 por ciento de los casos es atribuible al tabaquismo, genera unos costes sociales, laborales y sanitarios, que suponen 2.400 millones de euros al año (un dos por ciento presupuesto anual del Ministerio de Sanidad y Consumo, y un 0,25 por ciento del PIB).

Neumosur cree que las políticas públicas contra el tabaquismo, además de mantener de forma inflexible la prohibición de fumar en los espacios cerrados, deben incluir la eliminación de la publicidad y el endurecimiento las medidas fiscales contra el tabaco, pues por cada 10% que sube el precio de venta al público del tabaco, disminuye la prevalencia de tabaquismo en los adolescentes entre un siete y un diez por ciento.

Los especialistas recuerdan que el tabaquismo es una enfermedad adictiva crónica y recurrente, reconocida como tal por la OMS y que por tanto es fundamental que se apoye decididamente a las personas que quieren dejar el tabaco y no pueden, con la inclusión de tratamientos para la deshabituación en la financiación pública sanitaria y la potenciación de las unidades especializadas de tratamiento del tabaquismo, un hecho que sigue siendo la gran asignatura pendiente de las políticas de prevención y tratamiento del tabaquismo. En este sentido, los neumólogos apuntan que en los últimos años no sólo no se han potenciado estas unidades, sino que por el contrario en muchos casos se han eliminado las que funcionaban de forma correcta.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN