Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 24 de enero de 2011  |  NÚMERO 41 Acceda a nuestra hemeroteca

NEUMOLOGÍA AUTONÓMICA
CASI UN TERCIO DE LAS MUERTES ATRIBUIBLES AL TABAQUISMO SON PREMATURAS
Neumomadrid apoya incluir fármacos en los programas de deshabituación tabáquica
El 54,1 por ciento de los encuestados en 2008 definían el ambiente como “bastante cargado” o “muy cargad, según el Sistema de Vigilancia Integral del Tabaquismo

Redacción. Madrid
La Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica, Neumomarid, apoya la nueva Ley (42/2010, de 30 de diciembre) sobre medidas sanitarias frente al tabaquismo, y considera necesario avanzar en la protección de la salud de los ciudadanos al llevar a cabo la prohibición total de fumar en espacios cerrados. En palabras de Segismundo Solano Reina, coordinador del Grupo Tabaquismo de Neumomadrid, “esta ley responde a la demanda de la población, según lo confirman encuestas oficiales publicadas recientemente”. Como la OMS (Organización Mundial de la Salud), el Grupo de Tabaquismo de Neumomadrid cree que el tabaquismo es una enfermedad crónica y, por tanto, debe ser tratada como tal.

José Miguel Rodríguez Gzlez.-Moro,
presidente de Neumomadrid.

No obstante, la Sociedad Madrileña encuentra “cierta ambigüedad en lo que se refiere a los programas de deshabituación tabáquica”, señala Segismundo Solano. “Estos programas, que surgen con el objetivo de ayudar a todas aquellas personas que desean dejar de fumar, deben incluir tratamientos farmacológicos”, declara Solano. Desde la sociedad apoyan los tratamientos farmacológicos, dentro del servicio de salud público (del mismo modo que se incluye el tratamiento en otras enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, la diabetes o la hipercolesterolemia). Los neumólogos consideran que la asistencia sanitaria de estos pacientes debe articularse en torno a la creación de una red asistencial especializada articulada con la Atención Primaria, aspecto que desde hace mucho tiempo vienen reivindicando estos especialistas.

Asimismo, se muestran partidarios de que parte de los impuestos que se recaudan a través del tabaco se deberían destinar a financiar estos tratamientos farmacológicos específicamente aprobados con evidencia científica en el tabaquismo. “Se ha demostrado que es ampliamente aceptado no solamente por los no fumadores, y exfumadores, sino también mayoritariamente por el colectivo de fumadores activos”, afirma Solano.

Según la Encuesta Nacional de Salud (ENS) de 2006, sólo en la Comunidad de Madrid fuman algo más de un millón y medio de personas, cifra similar a la del total de España, por lo que la Comunidad madrileña se sitúa en la media nacional. De estos datos se deriva un descenso en relación a la encuesta anterior, del año 2003. Aún así, son cifras elevadas y preocupantes desde el punto de vista de la salud pública. Sobre todo por el continuo crecimiento entre las mujeres en los últimos años.

Por otro lado, el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo asociados Enfermedades No Transmisibles (Sivfrent) de la Comunidad de Madrid, en el que también se encuentra el sistema de Vigilancia Integral del Tabaquismo (VITa), revela según la última encuesta de 2008 que el 33,7 por ciento de la población de 18 a 64 años era fumador habituales (un 30,4 por ciento diaria y un 3,3 por ciento ocasional). El 44 por ciento no fumaba y el 22,2 por ciento era exfumador.

Sivfrent analiza en este mismo estudio la exposición pasiva al humo del tabaco. Los datos obtenidos entre 2005 y 2008, antes de la entrada en vigor de la Ley (2005), revelan que el 34,3 por ciento de los encuestados señala que al menos una persona de las que vive dentro del hogar fuma en el interior del mismo. Estas cifras apenas se han modificado. En cambio, en donde si encontramos una variación es en el entorno laboral. Mientras que en 2005 un 40,5 por ciento declaraba estar expuesto al humo del tabaco, en 2008 hemos pasado a un 7,3 por ciento. En cuanto a los bares y restaurantes, el 54,1 por ciento de los encuestados en 2008 define el ambiente como “bastante cargado” o “muy cargado”.

En lo que respecta a mortalidad, sólo en la Comunidad de Madrid el tabaco ocasionó 5.487 muertes. Por el momento la población masculina es la más afectada, ya que el 87,4 por ciento de las muertes ocurren en varones y el 12,6 por ciento en mujeres. Sin embargo, es probable que los datos se inviertan en un futuro, ya que en los últimos años se observa una fuerte incorporación de la mujer al hábito del tabaco. También hay que destacar que casi un tercio de las muertes atribuibles al tabaquismo (1.612) son muertes prematuras ocurridas antes de los 65 años. Las principales causas de muerte fueron: cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cardiopatía isquémica y enfermedad cerebrovascular.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN