Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 19 de septiembre de 2011  |  NÚMERO 55 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
EL AUMENTO DE PESO CORPORAL Y EL ASMA SE DESARROLLAN EN PARALELO
Los neumólogos pediatras apuestan por la dieta mediterránea contra el asma infantil
Está demostrado que con la pérdida significativa de peso, el control del asma mejora significativamente

Redacción. Madrid
El grupo español del Estudio Internacional de Asma y Alergia en la Infancia (Isaac), en el que participan numerosos neumólogos de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), demuestra en un reciente estudio la conexión entre la obesidad infantil y el asma, así como los efectos beneficiosos que produce la dieta mediterránea en el asma.

El equilibrio en la ingesta de
antioxidantes previene enfermedades.

Según el estudio llevado a cabo por el grupo Isacc de España, la conexión entre obesidad y asma está probada también en los niños. Los datos que existen en la actualidad, en España y en otros países, sugieren que el aumento del peso corporal y el asma se desarrollan en paralelo, sobre todo en la pubertad, un período de rápido crecimiento y maduración.

La prevalencia de la obesidad se debe a un desequilibrio entre la ingesta de energía y el gasto de la misma, en el que la falta de ejercicio es un punto clave. Se ha demostrado también que con la pérdida significativa de peso, el control del asma se ha mejorado significativamente en los individuos asmáticos.

Ante esta conclusión, la SENP considera de vital importancia que los padres conozcan, y sean conscientes de la importancia que tiene el adecuado desarrollo físico y psíquico en los hijos desde temprana edad. De esta manera, la prevención de futuras enfermedades será más eficaz, especialmente cuando los niños tienen sobrepeso, son asmáticos y llevan una vida sedentaria.

En general, este tipo de comportamientos puede fácilmente derivar en una deficiente relación entre el niño y su alimentación, por lo que la SENP considera que hay que lograr que la población infantil encuentre en los alimentos un aliado para su salud y bienestar, y que no esté asociado a un temor o un riesgo a engordar.

Por este motivo, la SENP ha hecho un llamamiento para la promoción y divulgación de la dieta mediterránea entre los más jóvenes. Una alimentación basada en el equilibrio óptimo en la ingesta de antioxidantes mediante el consumo de alimentos frescos como verduras, hortalizas, carne, pescado y fruta, ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad y, de forma relacionada, a disminuir la prevalencia del asma.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN