Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 21 de octubre de 2015  |  NÚMERO 75 Acceda a nuestra hemeroteca
JORNADA DEL COMITÉ DE EXPERTOS EN VRS
Las neumopatías infantiles pueden condicionar la EPOC en la vida adulta
Según Ancochea, esta relación “abre ámbitos de colaboración en investigación e intervención sanitaria”
 
Sandra Melgarejo. Madrid
El Comité de Expertos Científicos para el Virus Respiratorio Sincitial (VRS) ha celebrado recientemente la III Jornada sobre Bronquiolitis en España, en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para hacer visible el problema de salud pública de elevada incidencia que supone la bronquiolitis por VRS, especialmente en poblaciones de riesgo (bebés prematuros, con cardiopatías congénitas o con enfermedades pulmonares crónicas). Según el documento de consenso sobre la estrategia para la prevención y manejo de esta enfermedad, 100.000 niños menores de dos años tienen cada año un episodio de bronquiolitis aguda por VRS.

Julio Ancochea, coordinador científico de la Estrategia de EPOC.

En este foro, Julio Ancochea, coordinador científico de la Estrategia de EPOC del Sistema Nacional de Salud, ha sugerido que existe “una relación entre las neumopatías infantiles, muy especialmente las que tienen que ver con la prematuridad, y el desarrollo posterior en la vida adulta de neumopatía obstructiva crónica”, lo que, en su opinión, “abre una estimulante posibilidad de colaboración en investigación e intervención sanitaria”.

Ancochea ha indicado que “es necesario conocer el impacto de la prematuridad en la función pulmonar del futuro adulto y los posibles beneficios de actuar de forma precoz sobre esta población de riesgo”. En este sentido, ha señalado que, según la revisión de la literatura científica que hay al respecto, “los recién nacidos prematuros, y sobre todo aquellos que tienen displasia broncopulmonar tienen más riesgo de presentar episodios de sibilancias de repetición y mayor riesgo de asma, y que el asma en su evolución puede condicionar la aparición de EPOC en la vida adulta”.

“Las infecciones respiratorias en lactantes sanos por VRS y por rinovirus, y muy especialmente por VRS en las poblaciones de riesgo, como son los prematuros, condicionan una reducción de la función pulmonar a corto, medio y, muy probablemente, a largo plazo. Estas infecciones, junto con otros factores epigenéticos son modulables, previsibles y en gran medida evitables con políticas de mejora de la salud en la infancia, y su efecto puede tener un impacto medible en la edad adulta”, ha explicado.

De hecho, dado que entre el 25 y el 30 por ciento de los pacientes con EPOC no son fumadores, en estos casos ganan peso factores de riesgo como el desarrollo de los pulmones y la aparición de infecciones respiratorias en la infancia.

Por todo ello, Ancochea considera “útil y recomendable realizar planes de colaboración a medio y largo plazo que involucren a investigadores de la salud, tanto neonatal como pediátrico, con investigadores en Neumología de adultos y epidemiólogos para desarrollar un plan de acciones de investigación e intervención en salud a medio y largo plazo para alcanzar suficiente evidencia en nuestro medio sobre el impacto de la salud infantil en las enfermedades evolutivas respiratorias de la vida adulta”.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN