Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 03 de octubre de 2011  |  NÚMERO 56 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
CONGRESO DE LA SOCIEDAD RESPIRATORIA EUROPEA (ERS) 2011
Las exacerbaciones frecuentes de la EPOC, bajo control
Las novedades presentadas en la reunión de la ERS ponen de relieve el creciente interés por los tratamientos individualizados

Sandra Melgarejo. Amsterdam
Ahora que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología “prevenible y tratable”, el objetivo es “encontrar terapias individualizadas”. Así lo ha afirmado Fernando Martinez, profesor de la University of Michigan Health System (Estados Unidos) durante la presentación de nuevos datos de roflumilast en el Congreso Anual de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS), celebrado recientemente en Amsterdam.

De arriba a abajo, Fernando Martinez,
Neil Barnes y Alan Kaplan.

Precisamente este fármaco, el primero de una nueva clase terapéutica conocida como inhibidores de la fosfodiesterasa 4 (PDE4), ha demostrado que contribuye a prevenir las agudizaciones en pacientes de EPOC con el fenotipo exacerbador frecuente (dos o más agudizaciones al año).

“Las metas en el manejo de la EPOC son prevenir los síntomas y la progresión de la enfermedad, mejorar la tolerancia a los fármacos y la calidad de vida de los pacientes, y planificar las terapias en función de cada paciente, dependiendo, por ejemplo, de las exacerbaciones”, ha indicado Martinez. En este sentido, roflumilast es el primer tratamiento antiinflamatorio por vía oral que “estabiliza en estado de la enfermedad en los pacientes que sufren exacerbaciones frecuentes, pasando al estado de exacerbador poco frecuente”, ha destacado Anders ullman, vicepresidente ejecutivo de I+D de Nycomed.

Según Neil Barnes, del Departamento de Medicina Respiratoria del London Chest Hospital (Reino Unido), las exacerbaciones frecuentes conllevan “una menor calidad de vida, una progresión más rápida de la enfermedad y un aumento de las hospitalizaciones y de la mortalidad”. De hecho, las agudizaciones son “una de las cosas que más temen los pacientes con EPOC”, ha añadido.

Presentación de los datos de roflumilast en el Congreso ERS 2011.

Barnes ha detallado que el análisis retrospectivo conjunto de dos estudios de un año de seguimiento en más de 1.500 pacientes con EPOC grave, bronquitis crónica y antecedentes de exacerbaciones, muestra que “entre los pacientes con exacerbaciones frecuentes el tratamiento durante un año con roflumilast disminuyó el riesgo de seguir perteneciendo al grupo de exacerbadores frecuentes un 20 por ciento respecto a placebo”.

Además, comparado con placebo, “el tratamiento durante un año redujo un 23 por ciento el riesgo de que los pacientes con exacerbaciones poco frecuentes se convirtieran en individuos con agudizaciones frecuentes” y, combinado con la administración de broncodilatadores de larga duración, “roflumilast mejora la función pulmonar”.

Alan Kaplan, médico de familia del Airways Group de Canadá, ha recordado que “las exacerbaciones conducen a una espiral de empeoramiento” y ha afirmado que “aunque el paciente no se siente mejor inmediatamente, los beneficios a largo plazo de roflumilast son evidentes”. En la misma línea, Juan José Soler, presidente de la Sociedad Valenciana de Neumología, ha destacado que, al tratarse de un fármaco oral, “facilita la posología y el cumplimiento, algo favorable para el paciente y para el sistema sanitario”, al tiempo que ha advertido de que “hacen falta más estudios para afirmar que frena la progresión de la enfermedad”.
 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN