Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 30 de mayo de 2011  |  NÚMERO 50 Acceda a nuestra hemeroteca
SERVICIO A FONDO
PARTICIPAN ESPECIALISTAS DE OCHO SERVICIOS DISTINTOS DEL CENTRO
La Unidad del Sueño de la Clínica de Navarra, acreditada sin restricciones por el Comité Español de Medicina del Sueño
Neumología es una de las puertas de entrada del paciente

Ana Belén Alcaide, neumóloga de la Unidad, junto a Javier Zulueta, jefe del Servicio de Neumología, también miembro de la Unidad Multidisciplinar del Sueño.

Redacción. Madrid
La Unidad de Trastornos del Sueño de la Clínica Universidad de Navarra ha recibido sin restricciones la acreditación del Comité Español de Acreditación en Medicina del Sueño (Ceams), según la normativa establecida por la Sociedad Europea de Investigación del Sueño (European Sleep Research Society-ESRS). La acreditación “reconoce el cumplimiento por parte de la citada unidad de los estándares de calidad para centros de medicina del sueño establecidos por el Ceams según las guías europeas de la ESRS”, advierte la organización acreditadora. Esta credencial deberá ser revisada en el plazo de cinco años.

La Unidad del Sueño de la Clínica alberga una experiencia de más de 20 años en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del sueño. Se caracteriza por su carácter multidisciplinar, ya que en ella participan especialistas y personal auxiliar de otros departamentos de la Clínica entre los que figuran Neumología, Neurología, Otorrinolaringología, Endocrinología, Pediatría, Psiquiatría, Cirugía Oral y Maxilofacial y Neurofisiología Clínica.

La Unidad está coordinada por el Servicio de Neurofisiología, encargado de realizar los distintos tipos de estudios polisomnográficos o pruebas del sueño.

La puerta de entrada a la Unidad se lleva a cabo principalmente a través de los servicios de Neumología, Endocrinología y Otorrinolaringología, según apunta Ana Belén Alcaide, neumóloga del centro. “Lo más importante de la unidad es su carácter multidisciplinar, lo que permite poder evaluar distintos aspectos del paciente en un mismo día”, señala esta especialista.
 

Por su parte, Jorge Iriarte, neurólogo y coordinador de la Unidad, describe este servicio médico como un área interdisciplinar que dispone de “los últimos avances para el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del sueño. Se trata de un grupo de trabajo completo en el que participan los departamentos citados que cuentan con su propia consulta específica para trastornos del sueño”. El trabajo en común de todos estos especialistas, médicos y cirujanos, convierte a la Unidad de Trastornos del Sueño de la Clínica en una unidad completa que ofrece tratamientos especializados para todos los pacientes con problemas del sueño. Además dispone de un grupo específico para el tratamiento de la apnea del sueño. El trabajo coordinado de los diferentes especialistas favorece el estudio de cada caso y el ofrecimiento de las terapias más adecuadas. Entre los facultativos que intervienen con más frecuencia en el abordaje de los trastornos del sueño en la Clínica figuran César Viteri (Neurología), Peter Baptista (Otorrinolaringología) y Javier Zulueta (Neumología), entre otros.

Para Iriarte, la acreditación de la Ceams supone “el reconocimiento de la labor realizada durante estos 20 años de actividad, en los que se ha experimentado un progresivo crecimiento en el número de pacientes, de técnicas diagnósticas y terapéuticas disponibles, así como en la mejora del área de registro de estudios polisomnográficos”. Las instalaciones incluyen seis habitaciones habilitadas para el registro de los trastornos del sueño además de una zona de control y otra habitación para la preparación de los pacientes.

Un tercio de población afectada

En cuanto a la epidemiología de las afecciones del sueño, el responsable de la Unidad indica que actualmente un tercio de la población sufre trastornos del sueño marcados, es decir, que necesitan tratamiento. Entre ellos, los más frecuentes son el insomnio, el ronquido, la apnea del sueño, el síndrome de piernas inquietas y las parasomnias (sonambulismo, terrores nocturnos o pesadillas, frecuentes en niños).

“Estas anomalías no suelen ser graves -en el sentido de conllevar un riesgo vital-, pero sí son importantes por las implicaciones que tienen en la vida diaria: agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales”, señala el especialista.

De la multitud de problemas de sueño existentes, el insomnio crónico es el trastorno más frecuente. Además de estas enfermedades, “existen más de 100 tipos de trastornos del sueño. El origen de cada uno de ellos es muy variado. En ocasiones, aparecen como efecto de otras enfermedades y muchas veces constituyen factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías”, advierte Iriarte. Por ello, el correcto diagnóstico y tratamiento de estos pacientes necesita un enfoque abordado desde distintas especialidades médicas que se integran en la Unidad del Sueño.

Principales tratamientos

Una vez realizado el diagnóstico exacto de la patología del sueño que presente el paciente, el especialista debe indicar el tratamiento apropiado. En el caso de las enfermedades del sueño es fundamental este diagnóstico y no conviene tratar únicamente el síntoma.
Los tratamientos abarcan muy distintos aspectos y modos según sea la enfermedad. Para aquellos pacientes con insomnio leve se deben intentar medidas de higiene de sueño. Sin embargo, cuando el insomnio es más marcado es preciso acudir al especialista que elegirá los tratamientos farmacológicos más adecuados para cada paciente.

Otras patologías como las hipersomnias, los movimientos anormales durante el sueño, los trastornos del ritmo sueño-vigilia o las parasomnias se suelen tratar también mediante fármacos. Sin embargo, los trastornos del sueño causados por problemas respiratorios leves pueden mejorar con la pérdida de peso. No obstante, en general, si revisten mayor importancia -en especial si se trata de las apneas del sueño- suelen tratarse con dispositivos orales o bien mediante una máquina (el CPAP) que genera aire a presión introducido a través de la nariz gracias a una mascarilla. Finalmente, hay pacientes en los que la cirugía, bien de partes blandas de la orofaringe (úvula o campanilla, paladar, lengua) o de maxilares, es necesaria para ensanchar la vía aérea y evitar apneas del sueño graves.

El trabajo conjunto de las diferentes disciplinas médicas y quirúrgicas que integran la Unidad del Sueño de la Clínica consigue, en definitiva, que cada paciente pueda ser atendido mediante un abordaje global de su problema, con la colaboración, en caso de que se precise, de los diferentes especialistas.

De izquierda a derecha, en la primera fila, Camilo Silva (Endocrinología), Inma Esparza (enfermera), Kati Expósito (auxiliar), Rocío Sánchez-Carpintero (Neuropediatría), Elena Urrestarazu (Neurofisiología) y César Viteri (Neurología). En segunda fila, Néstor Montesdeoca (Cirugía Oral y Maxilofacial), Jorge Iriarte (Neurofisiología), Fernando Sarrais (Psiquiatría), Peter Baptista (Otorrinolaringología) y Jorge Giner (Cirugía Oral y Maxilofacial) y Maika Sanz (enfermera).

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN