Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 02 de enero de 2012  |  NÚMERO 62 Acceda a nuestra hemeroteca
Actualidad
ANA MATO ZANJA EL DEBATE REAVIVADO POR RAJOY
La Separ aplaude el mantenimiento de la Ley del Tabaco y el CNPT pide más impuestos
El CNPT traslada a la DGT la decisión de impedir o no fumar en el coche


Ángeles Blanco. Madrid
Desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegurase durante su campaña electoral que “no tendría inconveniente” en establecer áreas separadas de fumadores y no fumadores en los locales de ocio, muchas han sido las voces que se han alzado. Casi todas en contra y la mayoría con un cierto tinte de desconcierto.

Carlos Jiménez Ruiz, del Área de Tabaquismo de la Separ, y Francisco
Camarelles, portavoz del CNPT.

El portavoz del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Francisco Camarelles, mostraba con contundencia su oposición a este posible cambio. “Sería un error que además no tiene ningún sentido”, manifestaba Camarelles en una entrevista concedida a Publicación Médica de Neumología.

"No es un problema de gustos. Probablemente, si nosotros le explicásemos a Mariano Rajoy cuáles son los efectos beneficiosos de la actual ley, no diría eso", afirmaba el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín a los pocos días de conocer las declaraciones de Rajoy.

A la negativa se sumaba, entre otros colectivos, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), cuyo presidente, Juan Ruiz Manzano, aseguraba a esta publicación que “trabajarían para que no se diese ni un paso atrás” en la actual Ley de medidas sanitarias para controlar el tabaquismo.

Sin embargo, la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, no ha tardado mucho en zanjar la polémica. Hace tan sólo unos días y muy poco tiempo después de tomar el mando de la Sanidad española hacía llegar a la opinión pública que en su lista de tareas para este año no estaba la de modificar la normativa.

Tras este anuncio, las mismas voces se volvían a poner de acuerdo, ésta vez para aplaudir la decisión tomada por Mato. “Es un excelente regalo de reyes”, elogia el coordinador del Área de Tabaquismo de la Separ, Carlos Jiménez Ruiz, a la vez que recuerda que el tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en España con 53.000 fallecimientos anuales.

Lo misma posición adopta el CNPT, que pone sobre la mesa un informe con diez argumentos a favor de la salud y algunos apuntes que banalizan las pérdidas que el sector hubiese podido registrar. “No ha habido una disminución de ingresos en la hostelería y el turismo ha aumentado un 7 por ciento”, asegura el experto en tabaquismo.

Menos consumo, infarto y asma

Y es que en un primer balance, todavía con datos preliminares, la mayoría de noticias eran buenas. “En 2011 se han consumido 500 millones menos de cajetillas de tabaco y entre 600.000 y un millón de personas ha dejado de fumar”, concreta Camarelles, a la vez que asegura que “se ha disminuido considerablemente la contaminación por partículas finas, el número de ingresos por infarto agudo de miocardio y la prevalencia del asma infantil”.

Sin embargo, lo conseguido hasta la fecha no es suficiente. Tanto Separ como CNPT coinciden en que “aún queda mucho camino por recorrer”, sobre todo en materia de prevención y de reducción de la edad de inicio del consumo. “En España, los jóvenes se inician al consumo del tabaco a los 13,5 años”, advierte Jiménez Ruiz.

La subida de impuestos, principal medida preventiva

Una situación, que en opinión de Camarelles, se resolvería en parte subiendo la fiscalidad que grava el tabaco. “España es uno de los países con menos impuestos”, critica Camarelles, mientras sostiene que una subida de impuestos serviría para disminuir el consumo de tabaco, sobre todo, entre la población más joven.

En la línea de seguir avanzando en materia preventiva, una sociedad británica planteaba que fumar en el coche en presencia de menores debería estar prohibido y un estudio portugués desvelaba que el 42 por ciento de los niños está expuesto al humo del tabaco en su hogar.

“Cada vez hay más conciencia social y los fumadores no fuman en entornos cerrados y en presencia de sus hijos, pero todavía queda mucho por hacer”, afirma. En el caso concreto del consumo de tabaco en el coche el experto cree que la iniciativa la debería tomar la Dirección General de Tráfico. “Un 10% de las distracciones al volante se producen por fumar”, advierte.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN