Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 12 de marzo de 2012  |  NÚMERO 67 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
LAS EMISIONES EMPEORAN LA FUNCIÓN PULMONAR
La SENP propone reducir el tráfico en zonas próximas a colegios
A largo plazo, los problemas que la contaminación causa en los niños se pueden traducir en enfermedades respiratorias o cardiovasculares

Redacción. Madrid
La contaminación atmosférica provoca indirectamente cerca de 20.000 muertes prematuras al año en nuestro país. Dentro de las limitaciones en emisiones de gases nocivos a la atmosfera, España supera, con un valor medio de 29 µg/m³, el umbral de seguridad marcado en 20 µg/m³ por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, el principal culpable del aumento de la contaminación ambiental que respiramos constantemente es el tráfico rodado. Las partículas en suspensión de dióxido de nitrógeno, ozono troposférico o dióxido de azufre, entre otras, son algunas de las que exhalamos constantemente en las ciudades.

Manuel Sánchez-Solís.

Esta mezcla de sustancias provoca efectos negativos e incluso mortales en la población. Los más afectados son los enfermos crónicos, los menores de 15 años y mayores de 65. “En la infancia la contaminación se relaciona sobre todo con más patologías respiratorias y asma, que a largo plazo pueden traducirse en enfermedades respiratorias o cardiovasculares”, afirma Manuel Sánchez-Solís, presidente de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP).

Aunque la relación más directa se establece entre asma y niveles de contaminación, “algunos contaminantes atmosféricos pueden desencadenar crisis en los pacientes asmáticos, pero también es interesante saber que hay estudios epidemiológicos que empiezan a sugerir que la contaminación tiene relación, no sólo con las crisis de asma, sino con el origen mismo de la patología y el incremento en el desarrollo de alergias”. Los niños que viven en ambientes contaminados tienen más riesgo de padecer asma, una disminución de la función pulmonar y la posibilidad de padecer EPOC en la vida adulta.

Propuesta para la legislación en las escuelas

Diversos trabajos demuestran que vivir a menos de 100 metros de una gran vía de tráfico comporta un 50 por ciento más de riesgo de padecer efectos adversos sobre la salud respiratoria, incluso en adultos.

Asimismo, estudios realizados en colegios situados en zonas muy transitadas, como autovías o calles con mucha circulación, comparados con otros centros más lejanos, reflejan que los niños de las zonas más expuestas a la contaminación del tráfico rodado tienen peor función pulmonar que los que están en áreas de menor nivel de polución.

Ante estos resultados, la SENP cree razonable proponer una reducción del tráfico rodado en las zonas próximas a los colegios. Un ejemplo de ello es la legislación de California, que prohíbe la construcción de nuevas escuelas a menos de 300 metros de carreteras de tráfico intenso.
 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN