Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 26 de marzo de 2012  |  NÚMERO 68 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
JORNADA DE FORMACIÓN CONTINUADA AVALADA POR SEPAR
La mitad de los pacientes con EPOC grave tienen bronquiectasias
Se estima que el daño bronquial irreversible podría afectar a más de un millón de personas en nuestro país, la mayoría sin diagnosticar

Sandra Melgarejo / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Estudios recientes revelan que en el 50 por ciento de las formas graves de EPOC hay bronquiectasias, lo que hace que este grupo de pacientes “tenga peor pronóstico y requiera un tratamiento especial”, según ha señalado Miguel Ángel Martínez García, neumólogo del Hospital Universitario La Fe de Valencia. Esta ha sido una de las principales conclusiones de la jornada ‘Formación continuada en bronquiectasias’, avalada por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), en la que han participado un centenar de especialistas.

Miguel Ángel Martínez.

Luis Máiz.

Montserrat Vendrell.

Los pacientes con EPOC y bronquiectasias “presentan una mayor gravedad clínica y una peor progresión de la enfermedad, generan un mayor gasto sanitario como consecuencia de presentar un mayor número de agudizaciones y tendrían que recibir tratamiento para ambas enfermedades”, ha detallado Martínez. En su opinión, es recomendable la identificación precoz de las bronquiectasias mediante la realización de una tomografía computarizada de alta resolución en pacientes con EPOC grave.

Aunque no existe ningún estudio epidemiológico que analice la prevalencia real de las bronquiectasias en España, se estima que este daño bronquial irreversible y habitualmente progresivo, que puede ser producido por más de 150 enfermedades, podría afectar a más de un millón de personas en nuestro país, “la gran mayoría sin diagnosticar todavía”, ha lamentado Martínez. Luis Máiz Carro, neumólogo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, considera que, para evitar el infradiagnóstico de las bronquiectasias, “lo primero es pensar en ellas”. “No todo en la vía aérea es EPOC o asma, por eso en estos cursos se intenta difundir el conocimiento de la enfermedad y su diagnóstico”, ha destacado.

En la misma línea, Montserrat Vendrell Relat, neumóloga del Hospital Josep Trueta de Gerona, ha comentado que “antes se creía que las bronquiectasias eran poco frecuentes, pero la prevalencia en considerable y supone unos costes sanitarios incluso superiores a la EPOC”.

La jornada ‘Formación continuada en bronquiectasias’, avalada por Separ, ha reunido a un centenar de especialistas.

A pesar de los esfuerzos por conocer la etiología de las bronquiectasias, no se consigue encontrar en entre un 30 y un 50 por ciento de los casos. Según los especialistas, es probable que estas formas aún hoy desconocidas sean debidas a infecciones pasadas no recordadas por el paciente, a alteraciones del sistema inmune no descubiertas o al padecimiento concomitante de una EPOC.

Para conocer mejor la gravedad de las bronquiectasias, Martínez ha anunciado que se está desarrollando en nuestro país “una base de datos con gran cantidad de pacientes que serán observados desde diferentes puntos de vista, con el objetivo de dar valor a cada variable en la aproximación a la gravedad del paciente, algo que ya se ha hecho en neumonía y EPOC, pero que nunca antes se había realizado con las bronquiectasias”.

Con respecto a los avances en el tratamiento, Máiz ha destacado la terapia con antibióticos inhalados. “La principal ventaja de este tipo de terapia es que el aerosol se deposita directamente en el tracto respiratorio, por lo que se pueden alcanzar altas concentraciones de la sustancia aerosolizada en el árbol bronquial y en el lecho pulmonar, con mínimos efectos secundarios”, ha explicado el neumólogo.
 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN