Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 03 de octubre de 2011  |  NÚMERO 56 Acceda a nuestra hemeroteca
EN PRIMERA PERSONA
JUAN JOSÉ SOLER, PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD VALENCIANA DE NEUMOLOGÍA
“La lucha en la EPOC es el infradiagnóstico”
Recuerda que las agudizaciones llenan los hospitales y que el coste de esta enfermedad supera los 3.000 millones de euros en España

Sandra Melgarejo. Amsterdam
Juan José Soler, presidente de la Sociedad Valenciana de Neumología y neumólogo del Hospital de Requena (Valencia), ha participado en el Congreso Anual de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS) y ha hablado con Publicación Médica de Neumología sobre los principales retos en enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Juan José Soler.

“La EPOC afecta a algo más del 10 por ciento de la población mayor de 40 años, unos dos millones de personas en nuestro país, y es la causa de más del 12 por ciento de las consultas de Atención Primaria. Además, las agudizaciones de la EPOC llenan los hospitales y esta gran carga asistencial tiene un coste estimado que supera los 3.000 millones de euros anuales en España”, detalla.

Se trata de una enfermedad “muy incapacitante y con una enorme mortalidad asociada”. “Mientras las principales causas de muerte (cardiopatía isquémica, cáncer, ictus…) están disminuyendo, la EPOC ha aumentado un 168 por ciento en los últimos años y se prevé que en 2030 llegue a ser la tercera causa de muerte en el mundo (ahora es la cuarta y en España, la quinta)”, señala. “La EPOC impacta mucho en la calidad de vida” de quienes la padecen y, aunque antes no se les prestaba atención, hoy se sabe que las exacerbaciones hacen empeorar mucho a los pacientes”, añade.

Soler lamenta que “hay una elevada bolsa de infradiagnóstico, que alcanza el 70 por ciento en España, y que ocasiona que la enfermedad no se detecte, no se trate bien o que se trate mucho más tarde y con peores consecuencias”. “Los problemas para el diagnóstico tienen que ver con que el paciente no reconoce la enfermedad y no sabe cómo buscar ayuda; con que el 95 por ciento de los casos son por tabaquismo y el paciente se siente culpable y piensa que los síntomas son normales; con un cierto nihilismo diagnóstico por parte del médico, aunque ahora se le está dando mucha importancia; y con la escasez de espirometrías”, comenta.

Con respecto a esto último, el neumólogo afirma que “las espirometrías no están disponibles en todos los centros de salud y que, aunque algunos tienen, no se hacen por problemas en la agenda”. Para cambiar esta situación, considera que la Administración debe “poner más espirómetros y desarrollar una labor de divulgación”. No obstante, reconoce que “la Administración se ha dado cuenta de que esto es importante. Prueba de ello es la Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud, presentada en junio de 2009, que ha supuesto un punto de inflexión en el que todas las comunidades autónomas se han comprometido a cubrir una serie de objetivos”.

Fenotipos de la EPOC

Dado que la EPOC es una enfermedad “muy heterogénea”, los especialistas hablan de “fenotipos clínicos”. Uno de ellos es el fenotipo agudizador, “un grupo de pacientes que tiene mucha peor calidad de vida, que consume muchos más recursos y que tiene una mayor tasa de mortalidad”, señala Soler. En este sentido, “los esfuerzos en las estrategias de tratamiento se centran en prevenir las agudizaciones y el fármaco roflumilast está especialmente dirigido a este grupo”. Según el presidente de la Sociedad Valenciana de Neumología, “es un fármaco de largo recorrido que reduce el riesgo, algo así como la estatina de la EPOC”.

Soler recomienda a sus pacientes seguir un diario de síntomas, ya que “en un 50 por ciento de las ocasiones tienen un empeoramiento clínico transitorio que pasan en casa. Esto son agudizaciones no reconocidas que también repercuten en su calidad de vida”. “La lucha en la EPOC es el infradiagnóstico”, destaca. Para ello, considera muy positivo el cribado e iniciativas como FarmaEPOC, un plan que “ha llevado a las farmacias el diagnóstico masivo con muy buenos resultados”.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN