Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 25 de noviembre de 2015  |  NÚMERO 76 Acceda a nuestra hemeroteca
SEGÚN UN ESTUDIO DEL IDIAP
La espirometría es una herramienta motivacional que ayuda a dejar de fumar
La probabilidad de abstinencia es mayor entre los fumadores informados del resultado de la prueba
 
Redacción. Tarragona
Según un estudio realizado por la Unidad de Apoyo a la Investigación de Reus del Instituto de Investigación en Atención Primaria (Idiap) Jordi Gol, informar de forma detallada sobre los resultados obtenidos en la espirometría, como parte del consejo sanitario para dejar de fumar, facilita el abandono del hábito tabáquico.

Es útil reforzar el consejo sanitario con los resultados de la espirometría.

La información de los resultados se convierte, según explica el investigador del Idiap Francisco Martín, en un “momento educativo ideal ya que en este punto el paciente es más receptivo a cualquier mensaje y, en particular, al consejo para dejar de fumar”.

En el estudio han participado casi 900 fumadores mayores de 35 años, de ambos sexos y sin antecedentes previos de enfermedad respiratoria, que son atendidos habitualmente en alguno de los doce centros de Atención Primaria participantes, gestionados por el Instituto Catalán de Salud en la provincia de Tarragona.
 
La media de edad de inicio del hábito se aproximó a los 18 años y su consumo diario medio era de 20 cigarrillos, es decir, de un paquete de tabaco. La mayoría de los participantes habían realizado dos o tres intentos previos de abandono. Después de un seguimiento durante más de un año, el 16 por ciento había abandonado el tabaco y el cuatro por ciento podía ser considerado ex fumador.

La probabilidad de abstinencia fue mucho mayor, prácticamente del doble, entre los participantes a los que se había informado de los resultados obtenidos en su espirometría. Además, en el momento de hacer las pruebas se detectó que más del 20 por ciento de los sujetos tenía alguna alteración significativa en la función pulmonar en comparación con los valores teóricos para personas de su misma edad y sexo.

Por todo ello, los investigadores opinan que “los resultados del estudio aportan evidencias suficientes para poder afirmar que reforzar el consejo sanitario con la información obtenida en una espirometría es una estrategia útil en el abordaje del tabaquismo en Atención Primaria. Así, el hecho de practicar una espirometría a los fumadores sin antecedentes de patología respiratoria permitiría hacerles una intervención motivacional más eficaz y, al mismo tiempo, mejorar las tasas de infradiagnóstico de la EPOC y de alteraciones espirométricas no conocidas”.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN