Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 02 de enero de 2012  |  NÚMERO 62 Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
Las frutas, las verduras y el pescado protegen contra el asma y la EPOC
La dieta mediterránea reduce un 50 por ciento las probabilidades de desarrollar enfermedades respiratorias
El fomento de la dieta mediterránea entre los adolescentes es un objetivo prioritario para la Separ

Redacción. Madrid
Las personas que siguen la dieta mediterránea podrían tener hasta un 50 por ciento menos de probabilidades de desarrollar enfermedades respiratorias, en comparación con aquellos individuos acostumbrados a alimentarse preferentemente con productos transformados y otras sustancias ricas en grasas y azúcares. Así se desprende de una investigación publicada en la revista Thorax.

El rico aporte de vitaminas, antioxidantes y omega-3 de los alimentos típicos de la dieta mediterránea, “ayudan a mantener la salud pulmonar”, explica Javier de Miguel, del área de trabajo de Insuficiencias Respiratorias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

En este sentido, otra investigación realizada por la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, sugiere que las manzanas y los tomates podrían ser los alimentos más eficaces en la protección contra el asma y otras afecciones respiratorias. De hecho, las personas con mayor capacidad pulmonar habían consumido tomates de forma habitual y más cinco manzanas a la semana.

A la luz de estos datos, desde la Separ creen que el fomento de la dieta mediterránea entre los adolescentes es un objetivo prioritario. “La nutrición debe cuidarse de forma especial en esta época de la vida. Los chicos y chicas que consumen una cantidad adecuada de frutas y pescado alcanzan una mejor función pulmonar”, destaca la neumóloga del Instituto Nacional de Silicosis de Oviedo y miembro de la Separ, Cristina Martínez.

“Muchos adolescentes no consumen los niveles adecuados de fruta, verduras, vitaminas C y E y ácido omega-3 en su dieta diaria, lo que se asocia a unos valores menores de su función pulmonar y a un incremento de síntomas respiratorios. Se debe fomentar la inclusión de alimentos como la fruta, la verdura y el pescado entre los adolescentes que les ayuden en su correcto desarrollo y protejan su salud pulmonar”, asegura Martínez.
© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN