Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 23 de abril de 2012  |  NÚMERO 70 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
SE ASOCIA CON MAYOR MORBIMORTALIDAD
La contaminación del aire es un factor de desarrollo de EPOC
Un 15 por ciento de los casos de EPOC son atribuibles a exposiciones prolongadas a agentes contaminantes en el puesto de trabajo

Redacción. Madrid
Aunque la principal causa de padecer EPOC es el hábito tabáquico, diferentes estudios publicados en los últimos cinco años sugieren que existen otros factores de riesgo fuertemente asociados a esta enfermedad. En el próximo Congreso Anual de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Aurelio Arnedillo, neumólogo y miembro de Separ, presentará la ponencia ‘EPOC y Contaminación’, en la que se expondrán los factores existentes en el aire que pueden producir EPOC y que pueden desencadenar agudizaciones o exacerbaciones en los pacientes que sufren esta enfermedad.

Estudios asocian la contaminación del aire con la intensificación de los síntomas.

Estudios previos han demostrado algunas asociaciones entre la contaminación del aire y la intensificación de los síntomas, exacerbaciones agudas, hospitalizaciones e incluso la mortalidad en los pacientes que ya padecen EPOC. Los principales contaminantes del aire son el dióxido de nitrógeno, el ozono, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono; y sus principales fuentes provienen de la combustión de combustibles, de los vehículos de motor, de las centrales eléctricas y de las fábricas.

La contaminación del aire se asocia con mayor morbimortalidad entre los pacientes con EPOC y se refleja, también, en una mayor utilización de asistencia sanitaria. Las exacerbaciones y hospitalizaciones repetidas tienen efectos adversos sobre la función pulmonar y la calidad de vida de estos pacientes, además de incurrir en una gran carga económica para la sociedad. “Se deben hacer esfuerzos hacia un medio ambiente más limpio para disminuir la contaminación del aire que se asocia directamente a la morbilidad y mortalidad de la EPOC”, comenta Arnedillo.

Por otro lado, la contaminación en espacios de interior producida por la combustión de madera, estiércol de animales y otros biocombustibles es la causa más importante de mortalidad infantil de los países en desarrollo. Los niños que sobreviven a este tipo de infecciones corren el riesgo de tener una predisposición especial para desarrollar EPOC más adelante, a causa de la debilidad pulmonar adquirida.

Asimismo, resultados de estudios longitudinales asocian las exposiciones ocupacionales de los mineros del carbón, roca dura, trabajadores en túneles y fabricantes de hormigón al riesgo de contraer EPOC. En los trabajadores fuertemente expuestos, el efecto de dicha exposición al polvo puede tener efectos aún más dañinos que los producidos por el humo del tabaco. De hecho, un 15 por ciento de los casos de EPOC son atribuibles a exposiciones prolongadas a agentes contaminantes en el puesto de trabajo.

“Un medio ambiente más limpio es la solución más práctica y sólo puede lograrse mediante los esfuerzos a través de la legislación, la educación y una concienciación de la sociedad en general”, destaca Arnedillo. Tales medidas, implementadas a nivel mundial, podrían representar un aumento sustancial de la calidad del aire, hecho que representaría una reducción de la morbilidad y la mortalidad de los pacientes que sufren esta enfermedad respiratoria en particular.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN