Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 19 de septiembre de 2011  |  NÚMERO 55 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
LA CONSULTA PÚBLICA HA RECIBIDO 85.000 RESPUESTAS, UNA CIFRA SIN PRECEDENTES
La Comisión Europea revisa la Directiva sobre productos del tabaco
El resultado de la evaluación de impacto se presentará junto con una propuesta legislativa prevista para 2012

Redacción. Madrid
La Dirección General de Salud y Consumo de la Comisión Europea ha publicado los resultados de la consulta pública en torno a la próxima revisión de la Directiva sobre productos del tabaco. Esta consulta ha recibido 85.000 respuestas, una cifra sin precedentes. En su inmensa mayoría proceden de ciudadanos que han participado a título particular, lo cual demuestra el gran interés que suscita la política de la Unión Europea (UE) en materia de control del tabaco. Otros participantes representan al sector del tabaco, a las organizaciones no gubernamentales, a los gobiernos y a los poderes públicos.

La UE quiere prevenir el tabaquismo entre los jóvenes.

En la Unión Europea, el tabaco es la principal causa única de enfermedades prevenibles y se calcula que es responsable de la muerte de más de 650 000 personas al año. Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a escala mundial, el consumo de tabaco costará la vida, solo este año, a casi seis millones de personas. Esta cifra podría ascender a ocho millones de aquí a 2030 si no se adoptan medidas para invertir esta preocupante tendencia. La necesidad de actuar a nivel de la UE es, por tanto, evidente.

En esta línea, en otoño de 2010 se realizó una consulta pública en torno a la revisión de la Directiva sobre productos del tabaco en la que se invitó a los participantes a opinar acerca de una serie de opciones de actuación, tales como la presencia obligatoria de advertencias sanitarias ilustradas con imágenes en las cajetillas de tabaco; la utilización de envases básicos o genéricos; la reglamentación de las sustancias nocivas y atractivas en los productos del tabaco, y la restricción o prohibición de la venta de productos del tabaco en internet y en máquinas expendedoras.

La consulta ha recibido opiniones muy diversas. Por ejemplo, los partidarios de la presencia obligatoria de advertencias sanitarias ilustradas con fotos y del uso de envases básicos destacan que estas medidas disminuirían considerablemente el efecto publicitario de la cajetilla y darían la misma protección a los ciudadanos europeos. En cambio, los que se declaran en contra esgrimen incertidumbres jurídicas y sostienen que la contribución de estas medidas a la prevención del tabaquismo sería escasa o nula.

Los partidarios de reglamentar los ingredientes afirman que la limitación de algunos aditivos y de aromas con sabor a dulces, frutas, flores y golosinas podría evitar que los jóvenes empezaran a fumar y facilitaría el comercio dentro de la UE, al homogeneizar las normativas nacionales sobre ingredientes. Los que se declaran en contra sostienen que la reglamentación de los ingredientes y aditivos no ayudaría mucho a prevenir el tabaquismo entre los jóvenes y podría resultar discriminatoria para algunas variedades y marcas de tabaco.

John Dalli, Comisario Europeo de Salud y Política de Consumidores, ha dado las gracias a todos los que han enviado sus opiniones. “Los resultados de este amplio debate público nos ayudarán a encauzar nuestro trabajo para combatir el daño relacionado con el tabaco y, aspecto esencial, prevenir el tabaquismo entre los jóvenes”, ha comentado.

Este informe lo publica la Dirección General de Salud y Consumidores de la Comisión Europea. Los resultados de la consulta se tendrán en cuenta en la evaluación de impacto en curso, en la que se analizan los efectos económicos, sociales y sanitarios, así como la viabilidad, de las diversas opciones de actuación. El resultado de la evaluación de impacto se presentará junto con una propuesta legislativa prevista para el próximo año.
 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN