Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 22 de julio de 2015  |  NÚMERO 73 Acceda a nuestra hemeroteca
POR LA RELACIÓN DE LA HIPOXIA CON LA EXPANSIÓN DE LOS TUMORES
La apnea del sueño aumenta el riesgo
de cáncer
Además, provoca que sea más agresivo y crezca con más rapidez
 
 Eduardo Ortega / IMAGEN: Cristina Cebrián. Las Meloneras (Las Palmas de Gran Canaria)
Cada vez más estudios apuntan hacia la relación que existe entre la apnea del sueño y el cáncer. ¿La causa? La hipoxia que produce esta enfermedad respiratoria, que conduce a la rápida expansión de los tumores y a que se vuelvan más agresivos.

Isaac Almendrós.

Este ha sido el punto central de la conferencia ‘¿La apnea del sueño despierta al cáncer?’, impartida por Isaac Almendrós, investigador de la Universidad de Barcelona, en el 48º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). “La hipoxia tiene un papel importante en la expansión de los tumores, y que sean más malignos. De hecho, la hipoxia intermitente”, característica de la apnea del sueño, “provoca que haya más procesos de invasión y de metástasis”, explica a Publicación Médica de Neumología.

Es más, Almendrós señala que “cada vez son más frecuentes los estudios de la evidencia de la hipoxia en el cáncer. A nivel clínico, hay cuatro investigaciones en las que se ha visto mayor nivel de cáncer en los casos en los que la apnea es más severa”.

Dichos estudios, según el investigador, incrementan “entre dos y cinco veces el riesgo de incidencia de cáncer”. Además, aumentan la mortalidad de los tumores, “así como su nivel de agresividad. Los pacientes que tenían una apnea más severa, tenían un subtipo de melanoma que tenía peor pronóstico y que era más agresivo”.

Asimismo, advierte de que la incidencia de esta patología respiratoria puede verse “enmascarada por otros factores, como por ejemplo la obesidad”, indica. Con todo, también es optimista y recuerda que “la apnea del sueño tiene, en teoría, un tratamiento claro: el uso de dispositivos CPAP (presión positiva continua en la vía aérea)".

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN