Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 31 de octubre de 2011  |  NÚMERO 58 Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
LA VENTA HA AUMENTADO UN 200 POR CIENTO DESDE 2007
El tabaco de liar es más barato, pero más adictivo
Un análisis realizado por miembros de la Separ concluye que presenta niveles más altos de aditivos y de nicotina

Redacción. Madrid
En España el consumo de tabaco de liar ha aumentado en un 60 por ciento en el último año 2010, y en un 200 por ciento desde 2007. Normalmente el tabaco de liar se promociona en épocas de crisis o cuando se ponen en marcha leyes antitabaco y ambas circunstancias se dan ahora en España. Las causas se fundamentan en su precio, más económico que el tabaco manufacturado, y en argumentos como que es menos nocivo y adictivo. Estos argumentos han sido debatidos ampliamente en los últimos meses en los medios de comunicación y por la opinión pública.

Carlos Jiménez.

La revista Archivos de Bronconeumología, que edita la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (separ), ha publicado un análisis sobre este fenómeno basado en los estudios realizados en los países anglosajones y en Europa donde el debate empezó ya hace años. El estudio concluye que el tabaco de liar presenta niveles más altos de aditivos, tasas estables de carcinógenos, alquitrán, monóxido de carbono y niveles más altos de nicotina lo que lo hace más adictivo. Además, hay que tener en cuenta que la proporción de sustancias en un cigarrillo liado varía según la costumbre de cada usuario, lo que podría aumentar las cantidades de sustancias nocivas. “Por lo tanto, son al menos tan dañinos para la salud como el tabaco manufacturado”, concluye José Ignacio de Granda Orive, neumólogo ex coordinador del Área de Tabaquismo de Separ y coautor de esta revisión.

En general y en comparación con el tabaco manufacturado, el consumo de tabaco de liar es más prevalente en hombres jóvenes, con menos recursos económicos, casados o con pareja y con menor nivel educacional. Estos fumadores presentan mayor dependencia a la nicotina, tienen menor motivación para dejar de fumar y creen que el tabaco de liar es menos dañino. Aunque el consumo diario es similar, sea visto que el modo de fumar es diferente porque las caladas son más frecuentes y las inhalaciones más intensas y profundas.

“Los fumadores de tabaco de liar son menos propensos a dejar de fumar, probablemente porque piensan que estos cigarrillos son menos dañinos y más naturales, y, además de tener menor motivación para dejar el consumo, realizan un menor número de intentos previos de abstinencias”, explica De Granda. Hasta un 25 por ciento de los encuestados en estudios realizados en países anglosajones piensan que tanto el tabaco de pipa, el puro o el de liar son menos dañinos que el tabaco manufacturado. Sin embargo, al analizar el contenido en aditivos añadidos al tabaco, se observa que el tabaco manufacturado tiene al menos un 10 por ciento de aditivos y que en comparación con la misma marca el de liar contiene hasta un 22 por ciento de aditivos. En países como EEUU, Canadá, Gran Bretaña, Australia, Francia, Noruega y Nueva Zelanda el consumo de tabaco de liar también ha aumentado debido en parte al incremento de las tasas de tabaco manufacturado dirigiéndose los fumadores a un tabaco más barato.

Los autores de esta revisión consideran que el auge del tabaco de liar no se basa en una moda sino en estrategias de venta con las que no se quiere perder mercado manteniendo así el debate sobre su efecto dañino y evitando que los fumadores dejen el consumo al ofrecer un tabaco más barato. “El problema es que de este modo se acerca el tabaco a los más jóvenes y sirve de refugio a las personas que por motivos económicos estarían pensando en dejarlo”, explica Carlos Jiménez, actual coordinador del Área de Tabaquismo de Separ y coautor de esta revisión.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN