Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Viernes, 29 de abril de 2016  |  NÚMERO 81 Acceda a nuestra hemeroteca
EN EL SERVICIO DE NEUMOLOGÍA DEL HOSPITAL LA PAZ YA TRABAJAN ASÍ
El reumatólogo, útil en el equipo que trata enfermedad pulmonar intersticial
El grupo multidisciplinar suele estar compuesto por neumólogos, radiólogos y anatomopatólogos 
Redacción. Madrid
Las enfermedades pulmonares intersticiales difusas (EPID) son trastornos pulmonares en los que se producen fenómenos inflamatorios en el pulmón que conllevan a una progresiva dificultad respiratoria en éstos pacientes. Con el fin de ofrecer un mejor diagnóstico y atención, especialistas en Neumología proponen que en los equipos multidisciplinares que actualmente atienden a las personas afectadas por esta patología (formados fundamentalmente por neumólogos, radiólogos y anatomopatólogos) también se integren reumatólogos.

Rodolfo Álvarez-Sala, jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Paz.

En concreto, esta propuesta la ha realizado Luis Gómez Carrera, neumólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, quien ha señalado que ya han implantado esta medida en el Servicio de Neumología del centro sanitario madrileño, subrayando que gracias a ella las decisiones diagnósticas son más exactas y precisas y el tratamiento se decide conjuntamente, lo cual repercute en el bienestar del paciente.

“Dado que hay distintas EPID y son muy similares a la fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es muy importante afinar lo máximo posible en nuestro diagnóstico para así descartar que sea una enfermedad del tejido conectivo y no una FPI, ya que las primeras tienen un tratamiento distinto a la fibrosis y un mejor pronóstico”, ha detallado Gómez Carrera.

Por su parte, José Antonio Rodríguez Portal, del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, ha abordado los últimos enfoques en tratamiento y diagnóstico de la FPI. Durante mucho tiempo, la FPI ha sido una enfermedad huérfana en cuanto que no existía ningún tratamiento adecuado que modificara el curso clínico de la patología, que tenía un curso lento pero progresivo por llevar a los pacientes hasta la muerte por insuficiencia respiratoria a los dos o tres años del diagnóstico.

Gracias al avance en los conocimientos de la patogenia de esta enfermedad se han alcanzado nuevos enfoque terapéuticos y han aparecido nuevas dianas terapéuticas, desarrollándose recientemente y primera vez fármacos antifibróticos (fundamentalmente, pirfenidona y nintedanib) para tratar con eficacia a los pacientes de FPI. Pese a que no existe aún un tratamiento que cure esta enfermedad respiratoria rara, al menos sí se ha conseguido ralentizar el curso progresivo de la misma y su desenlace final.

Con el fin de favorecer un diagnóstico lo más correcto y preciso en un estadio inicial de esta dolencia y así aplicar el tratamiento cuanto antes, Rodríguez Portal ha incidido en la importancia de contar también como en otras EPID en un equipo multidisciplinar, tal y como recogen las últimas recomendaciones al respecto de distintas sociedades científicas internacionales.

Estos temas han sido expuestos en una mesa celebrada en el 42º Congreso de Neumosur, moderada por Ana Romero, neumóloga de Hospital Virgen de las Nieves de Granada, responsable de la Unidad de EPID de este centro médico y vocal del Área de Intersticio de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN