Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 13 de febrero de 2012  |  NÚMERO 65 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
ENCUESTA DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS MÉDICO-CIENTÍFICOS
El cáncer de pulmón es el tipo de tumor más afectado por los recortes sanitarios
Solo el 3,3 por ciento de los oncólogos opina que la limitación de tratamientos innovadores no tendrá consecuencias en la disminución de la supervivencia

Redacción. Madrid
Más del 80 por ciento de los oncólogos encuestados asegura que el cáncer de pulmón es el tipo de tumor más afectado por los recortes sanitarios, seguido por el cáncer de mama y el de riñón. “Se trata de tipos de tumor con una gran incidencia epidemiológica en la población, por lo que su impacto socio-sanitario será muy importante, ya sea por la disminución del gasto como por su impacto en la supervivencia o eficiencia general de la asistencia a los pacientes oncológicos”, explica Jesús Honorato, presidente del Instituto de Estudios Médico-Científicos (Inesme), entidad responsable de la encuesta Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas innovadoras, de la que se desprenden estos resultados.

Fuente: Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas
innovadoras
, encuesta del Instituto de Estudios Médico-Científicos (Inesme).

Los resultados ofrecidos por la encuesta son “preocupantes”, ya que revelan “un alto grado de respuestas que reflejan un profundo impacto en aspectos tales como la reducción de la eficiencia del sistema asistencial a los pacientes oncológicos, la calidad de vida de los pacientes en tratamiento o incluso la disminución de la supervivencia, algo que afirman tres de cada 10 participantes”, asegura Honorato.

Según los oncólogos participantes, los medicamentos que actúan sobre dianas específicas son los más afectados por las limitaciones en la disponibilidad de tratamientos innovadores. Sin duda, los ajustes presupuestarios en sanidad, derivados de la crisis económica, están repercutiendo en una merma de la calidad de la atención sanitaria que reciben los pacientes en España. Según Honorato, “las medidas presupuestarias derivadas de la actual situación económica, influirán en una disminución de la eficiencia de la atención sanitaria a los pacientes oncológicos, en la pérdida de experiencia y formación de los oncólogos médicos y en la calidad de vida de los afectados e incluso en la disminución de su supervivencia”. En este sentido, más del 78 por ciento de los participantes opina que son las personas mayores las que se ven más afectadas por estas limitaciones.

En este aspecto, Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac), se muestra muy rotunda: “la equidad no se entiende negando tratamientos a pacientes oncológicos sólo por su edad avanzada, sin tener en consideración más criterios que el haber traspasado una barrera cronológica que irremediablemente les ha dejado sin derechos”. “Asimismo, desde Gepac defiende y reivindica la equidad en el acceso a las pruebas diagnósticas precisas y a la innovación terapéutica independientemente de la comunidad autónoma en la que se viva o incluso del hospital en el que te atiendan”, añade Barragán.

Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas innovadoras

A través de los datos obtenidos, la encuesta pone de manifiesto que los oncólogos médicos han percibido una gran disminución, incluso dificultad, para disponer de los tratamientos más innovadores en Oncología, una situación que intuyen aún mayor en el conjunto de España y que se prolongará los próximos dos o cuatro años. “Estas dificultades se manifiestan en la incorporación de mayores trabas para la puesta en marcha de ensayos clínicos, limitaciones en el uso compasivo, en la presión a los oncólogos por parte de las administraciones y, en definitiva, en una mucho menor aplicación de tratamientos innovadores en pacientes oncológicos”, explica Honorato.

Fuente: Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas
innovadoras
, encuesta del Instituto de Estudios Médico-Científicos (Inesme).

En este sentido, Begoña Barragán, que ha elaborado el epílogo del informe de resultados de la encuesta, considera que “los profesionales sanitarios, debido a sus conocimientos y a la confianza que en ellos depositan los pacientes, son los únicos que deberían estar legitimados para tomar decisiones clínicas. Sin embargo, cada vez más, se limita la capacidad de los profesionales a la hora de tomar decisiones que afectan directamente a los pacientes desde un punto de vista clínico, en relación a la evolución de su enfermedad y pronóstico”. En opinión de Barragán, “los economistas, las comisiones de farmacia, las farmacias hospitalarias y las gerencias de los hospitales no tienen el conocimiento requerido para saber en qué momento es preciso hacer una intervención quirúrgica, por qué hay que realizar unas determinadas pruebas diagnósticas o en qué casos hay que aplicar uno u otro tratamiento para cada paciente”. En esta línea, siete de cada 10 oncólogos entrevistados dice que su servicio de Oncología solo decide parcialmente los medicamentos innovadores que se van a adquirir.

En palabras de la presidenta de Gepac, “este hecho produce situaciones de inequidad en el acceso a la innovación y, por tanto, tener diferentes grados de calidad asistencial y eficiencia terapéutica, según en qué territorio esté el paciente”. De hecho, según los resultados de la encuesta, la mayoría de los oncólogos (81,6 por ciento) considera que hay diferencias entre las comunidades autónomas a la hora de disponer de medicamentos oncológicos innovadores e, incluso, un 67 por ciento cree que estas diferencias existen también entre distintos hospitales de una misma comunidad autónoma, y que se derivan de los diferentes criterios y decisiones de las comisiones de farmacia o gerencias hospitalarias.

Fuente: Impacto de la crisis económica en la aplicación de
terapias oncológicas innovadoras.

“En un momento de crisis económica, en el que los recortes y ajustes en Sanidad pueden estar produciendo un empeoramiento de la calidad asistencial, es cuando, aún más si cabe, debemos fijarnos, desde un punto de vista analítico y reivindicativo, hacia dónde se dirige la sostenibilidad del sistema. Esta no debe pasar por la amputación del poder de decisión clínica por parte del oncólogo médico, que repercute, inevitablemente, en el recorte de los derechos de equidad y universalidad y, peor aún, en la disminución de la calidad de vida de los pacientes oncológicos”, comenta Honorato.

El 81,7 por ciento de los encuestados afirma tener una percepción de menor disponibilidad de terapias innovadoras en su centro de trabajo. Según Honorato, “este hecho es aún más acusado cuando se refiere la pregunta al conjunto de España, de forma que casi el 91,7 por ciento afirma tener percepción de menor disponibilidad de terapias innovadoras en nuestro país”. En concreto, los oncólogos apuntan cómo en el último año han notado, sobre todo, mayores exigencias administrativas y de tipo médico-científico para aplicar tratamientos innovadores, que, en consecuencia, se aplican en muchos menos casos. “Los datos obtenidos ponen de manifiesto que se realizan menos ensayos clínicos y hay menos usos compasivos, lo que genera una menor disponibilidad de tratamientos. Estas exigencias, en muchas ocasiones, se expresan en las respuestas como presión de las gerencias hospitalarias sobre los oncólogos”, explica el presidente de Inesme.

Sólo el 3,3 por ciento de los oncólogos consultados opina que la limitación de tratamientos innovadores no tendrá consecuencias en la disminución de la supervivencia de los pacientes, mientras que el 31,7 por ciento afirma que tendrá mucho impacto y el 65 por ciento, poco. “Además, es preocupante que cuatro de cada 10 oncólogos que han respondido la encuesta piensen que la limitación del uso de tratamientos innovadores impacta de forma negativa en la experiencia y formación de los especialistas oncológicos”, concluye Honorato.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN