Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 23 de marzo de 2016  |  NÚMERO 80 Acceda a nuestra hemeroteca
LA PREVALENCIA SE ESTÁ INCREMENTANDO
El asma es un grave y creciente problema de salud mundial
La higiene, la occidentalización y la obesidad son las principales causas del aumento 
Redacción. Madrid
El asma es y será una enorme y creciente carga de enfermedad en España y en todo el mundo. La prevalencia media de asma en España es del 10,3 por ciento, oscilando entre el 5,5 por ciento en Pamplona y el 15,4 por ciento en Cádiz. “Esto es resultado de los cambios demográficos de las poblaciones, los cambios en el estilo de vida y la epidemia de tabaquismo”, explica Joan B. Soriano, epidemiólogo y asesor científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). Soriano ha presentado la ponencia ‘Epidemiología del asma: determinantes de su creciente prevalencia’ durante el 23º Congreso Mundial de Asma, celebrado recientemente en Madrid.

Joan Soriano.

Las causas del incremento del asma en el mundo son múltiples y complejas. Sin embargo, existen tres teorías mayoritarias: la higiene, la occidentalización y la obesidad relacionada con un estilo de vida más sedentario. “El estilo de vida sedentario y con poca o ninguna exposición al aire libre, incluye al menos tres elementos relevantes para el asma: el aumento del tiempo de exposición a los alérgenos de interior, comer en exceso y la disminución de la actividad física”, afirma Soriano. “La obesidad aumenta la inflamación en los pulmones y la disminución de la actividad física, especialmente en la población infantil, ha eliminado una forma de protección que anteriormente ayudaba a madurar el sistema inmune de los pulmones”, añade.

Todas estas hipótesis pueden aplicarse a la realidad de España. El rápido cambio global hacia un estilo de vida más occidentalizado (abandono de la dieta Mediterránea, menos tiempo al aire libre y las modificaciones arquitectónicas en las viviendas, como las ventanas de doble cristal y moqueta) se suman a otros factores como el hacinamiento en las ciudades, las vacunas universales, la ausencia de exposición a animales de granja y el aumento del tabaquismo. “Es necesario un seguimiento y monitorización de las tendencias epidemiológicas para cuantificar el problema del asma y reasignar los recursos de salud necesarios para hacer frente a su carga individual y poblacional”, asegura Soriano.

La elevada prevalencia y morbimortalidad del asma genera un gran consumo de recursos sanitarios por lo que supone una carga económica importante. En los países desarrollados el asma supone entre el uno y el dos por ciento del total de los recursos destinados a la salud pública. “Para el Sistema Nacional de Salud (SNS) el gasto anual medio por paciente asmático es de 1.533 euros. Teniendo en cuenta otros costes indirectos y la creciente prevalencia del asma, estos costes podrían estar infraestimados”, añade el especialista.

El abordaje finlandés, ejemplo de éxitoAnte este alarmante escenario, es importante aplicar iniciativas de otros países donde sí se ha abordado con éxito el problema del asma. “Según los resultados del modelo implantado en Finlandia, podemos asegurar que los programas de manejo del asma nacionales centrados en la aplicación de nuevos conocimientos, especialmente en el ámbito de la Atención Primaria, coordinados con Neumología, con el suficiente respaldo político y de otros grupos de interés, se perfilan como la solución más eficaz para paliar las consecuencias del actual y progresivo aumento de la población asmática”, concluye Soriano.

El asma constituye un serio problema de salud a escala global que afecta a personas de toda condición y de todas las edades. Según datos del macroestudio sobre la Carga Mundial del Asma, realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en 2013 la población de asmáticos se situó en 334 millones pacientes, 174 millones de mujeres y 160 millones de hombres. En este sentido, el Estudio Europeo de Salud Respiratoria (European Community Respiratory Health Survey, ECRHS) puso en relieve el incremento generacional en la prevalencia de asma en adultos, un incremento que fue notablemente mayor en España que en el resto de países participantes.

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN