Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Lunes, 30 de enero de 2012  |  NÚMERO 64 Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
CURSO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE REHABILITACIÓN CARDIORRESPIRATORIA
Dejar de fumar dos meses antes de la cirugía torácica reduce las complicaciones pulmonares a la mitad
El abandono del hábito tabáquico disminuye la mortalidad y la estancia hospitalaria de los pacientes, generando un ahorro para el sistema sanitario

Redacción. Madrid
El abandono del hábito tabáquico ocho semanas antes de someterse a una cirugía torácica y abdominal reduce las complicaciones pulmonares a la mitad, disminuyendo así la mortalidad y la estancia hospitalaria de los pacientes que se pueden ver afectados, reduciendo, además, costes para el sistema sanitario.

Los pacientes que dejan de fumar
dos semanas antes tienen más
complicaciones que los fumadores.

Así lo ha afirmado Guillermo Miranda, médico rehabilitador de la Unidad de Rehabilitación Cardiorrespiratoria del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, durante el XI Curso Teórico-Práctico de la Sociedad Española de Rehabilitación Cardiorrespiratoria (Sorecar), celebrado en Madrid.

Durante su intervención, el especialista ha subrayado que el abandono del hábito ocho semanas antes de la cirugía reduce las complicaciones pulmonares a la mitad y ha indicado, por el contrario, que “se han observado más complicaciones en los pacientes que dejan de fumar una o dos semanas antes de la cirugía que en los que siguen fumando”.

Asimismo, el experto ha señalado que “la pobre capacidad de ejercicio, el mal estado nutricional, y ser mayor de 70 años, entre otros motivos,” también provoca una significativa incidencia de complicaciones respiratorias.

Condiciones óptimas para operarse

La presidenta de Sorecar, Ester Marco, ha destacado que “la rehabilitación es una de las estrategias recomendadas por la comunidad científica internacional para prevenir complicaciones derivadas de la cirugía cardiotorácica”. “El acondicionamiento físico general y el entrenamiento de los músculos respiratorios permiten que los pacientes lleguen al quirófano en condiciones óptimas”, ha indicado.

A este respecto, la responsable de Sorecar ha afirmado que “es importante seguir un programa adecuado a las necesidades de cada paciente desde el post-operatorio inmediato hasta semanas después de la cirugía”.

“En los centros más especializados, la rehabilitación juega un papel importante en el manejo de estos pacientes, pero en otros ámbitos, la intervención de rehabilitación es muy ocasional. La investigación en técnicas e intervenciones, así como la formación de rehabilitadores y fisioterapeutas en este campo es determinante para ofrecer una medicina de calidad a nuestra sociedad”, ha añadido.
 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN