Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 23 de febrero de 2011  |  NÚMERO 43 Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
CARLOS JIMÉNEZ, DE SEPAR, ASEGURA QUE NO SE HA DEMOSTRADO SU INOCUIDAD
“Hoy los especialistas en tabaquismo no podemos recomendar el cigarrillo electrónico”
En países como Alemania y Suiza se ha prohibido su uso

Carlos Jiménez.

Redacción. Madrid
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha declarado recientemente que desaconseja el uso del cigarrillo electrónico. La razón es que, tras varios análisis, la Agencia Americana del Medicamento ha revelado que los cigarrillos electrónicos contienen agentes cancerígenos como nitrosaminas, anabasina, di-etileno-glicol y beta nico-tyrina. Estos datos se han publicado en la editorial de la revista Prevención del Tabaquismo de la Separ, en su número de diciembre. Según Carlos Jiménez, coordinador del Área de Tabaquismo de la sociedad científica y firmante de la editorial, “hoy los especialistas en tabaquismo no podemos recomendar el cigarrillo electrónico como forma de tratamiento y creemos que su utilización no está exenta de riesgos para la salud, porque no se ha demostrado todavía su inocuidad”.

Otras dudas respecto al cigarrillo electrónico se centran en su contenido. La FDA encontró que algunos de los cartuchos que se vendían como libres de nicotina contenían y emitían nicotina en diferentes concentraciones. Tampoco existe ningún estudio que analice cómo se produce el depósito de nicotina en el alveolo mediante la utilización del cigarrillo electrónico. Por otro lado, algunos expertos han mostrado su preocupación, porque el uso de este tipo de cigarrillo perpetuase el ritual mano-boca, lo que dificultaría más el abandono definitivo del consumo del tabaco.

Hasta ahora, países como Alemania y Suiza han prohibido su venta. La OMS, por su parte, no permite la publicidad de los cigarrillos electrónicos como tratamiento anti tabáquico.
© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN