Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Martes, 03 de mayo de 2011  |  NÚMERO 48 Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD NEUMOLÓGICA
REQUIERE UNA ÚNICA EXTRACCIÓN DE SANGRE Y MAYOR ESPECIFICIDAD
Científicos gallegos desarrollan una alternativa a la técnica de Mantoux
La nueva prueba aumenta la privacidad del resultado
Redacción. Vigo
El Centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Vigo y del Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) trabaja en una prueba de tuberculosis alternativa al Mantoux, que requiere una única extracción de sangre y proporciona mayor especificidad en los resultados.

Prueba de la tuberculina.

La prueba de tuberculina o "Mantoux" se viene practicando desde hace casi cien años a las personas que han estado en contacto con pacientes con tuberculosis, y consiste en una inyección intradérmica que produce enrojecimiento y endurecimiento de la zona del cuerpo en la que se aplica, habitualmente el brazo.

Según informa la institución académica, una ventaja adicional del nuevo método es que “aumenta la privacidad del resultado, ya que se conoce mediante una simple analítica, mientras que con el Mantoux la zona de la piel donde se realiza la prueba se pone roja y se endurece", explica la catedrática África González, una de las coordinadoras del estudio.

El otro coordinador, Luis Anibarro García, especialista en Medicina Interna del CHOP, sostiene que en el caso de existir infección, las células linfocitarias se activan añadiendo proteínas de patógeno y segregando una citoquina que luego es medida en el laboratorio mediante una prueba inmunológica llamada ‘Elisa’.

El estudio demuestra por primera vez que es necesario esperar un periodo de tiempo tras el contacto con la persona infectada por tuberculosis para que la prueba resulte positiva, y que ese periodo puede ser más corto con la aplicación del nuevo método analítico.

En una segunda fase de estudio, los investigadores analizan la evolución de la prueba en periodos de tiempo superiores a los dos meses. Aún conscientes de que el coste de la nueva prueba podría retrasar su aplicación de forma generalizada, los investigadores hablan de un "avance de especial importancia" especialmente en Galicia, la comunidad autónoma con mayor prevalencia de tuberculosis no relacionada con el sida.
© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN