Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Quiere recibir Publicación Médica de Neumología en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 27 de mayo de 2015  |  NÚMERO 71 Acceda a nuestra hemeroteca
MEJORA EL MANEJO DE LOS ENFERMOS AGUDOS
Cada año 45.000 pacientes crónicos respiratorios son hospitalizados en casa
Los cuidados domiciliarios disminuyen los reingresos, las agudizaciones y los fracasos terapéuticos
 
Redacción. Madrid

Eusebi Chiner.

La hospitalización a domicilio es un modelo organizativo que permite atender y realizar cuidados médicos y de enfermería de rango hospitalario en el domicilio del paciente. Este modelo asistencial está especialmente indicado en aquellos pacientes que han superado la fase aguda de su patología pero que aún necesitan vigilancia activa y asistencia compleja. “La hospitalización a domicilio en pacientes respiratorios crónicos agudizados ofrece una mejora segura y fiable del abordaje de ciertas enfermedades”, explica Eusebi Chiner, neumólogo y coordinador del Año Separ 2014-2015 del Paciente Crónico y las Terapias Respiratorias Domiciliarias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). “Promoviendo una actitud positiva e independiente logramos facilitar el cumplimiento del tratamiento y minimizamos las complicaciones que requieren hospitalización”, añade.

En España, existen 110 unidades de hospitalización domiciliaria que atienden entre 90.000-120.000 pacientes al año. Se estima que entre 15.000-20.000 de estos pacientes sufren enfermedades respiratorias crónicas que generan 45.000 episodios de hospitalización domiciliaria anuales. “Otro aspecto importante a considerar es determinar si el entorno es favorable, y si los cuidadores pueden asumir el reto que se les plantea. La figura del cuidador, coordinada con el equipo sanitario, es imprescindible para ingresar a los pacientes en este tipo de unidades”, afirma Miguel A. Ponce, neumólogo jefe de la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, miembro de Separ y vicepresidente de la Sociedad Española de Hospitalización en Domicilio (Sehad).

La hospitalización a domicilio es una extensión del hospital al domicilio del paciente. “Es importante resaltar que se trata de un recurso sustitutivo a la hospitalización convencional. Es decir, no es complementario y ofrece las mismas garantías de calidad y seguridad para el paciente que los ingresos hospitalarios convencionales”, asegura Ponce. “La mayoría de pruebas diagnosticas básicas y terapéuticas que necesita el paciente para completar su recuperación pueden ser realizadas en su domicilio. Además, la rápida evolución de la telemedicina nos permite incorporar avances tan significativos como el control de las constantes vitales del paciente sin desplazarnos del hospital”, añade.

La telemedicina permite monitorizar a los pacientes
Por lo general, dos terceras partes de los ingresos respiratorios se generan desde la propia unidad de hospitalización a domicilio, hecho que significa un ahorro global de estancias hospitalarias y un ahorro directo de los ingresos en urgencias o en los servicios de neumología. “Los ingresos hospitalarios constituyen el mayor gasto económico en pacientes con EPOC. Este modelo asistencial, constituido por neumólogos y personal de enfermería específicamente formado en salud respiratoria, permite la recuperación del paciente sin un aumento de la tasa de reingresos, recaídas o fracasos terapéuticos”, asegura Chiner.

En la actualidad, el 17 por ciento de la población española tiene más de 65 años. En los próximos cincuenta años, se estima un incremento considerable de este grupo de edad, pasando de los 8,2 millones actuales a 15,4 millones. Es decir, el 37 por ciento de la población. El envejecimiento de la población supondrá un incremento de las enfermedades respiratorias crónicas, del sedentarismo y de la obesidad. En este sentido, se precisan alternativas sanitarias que permitirán adaptar la asistencia a las nuevas necesidades de la población.

 

© 2010 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN